El mayor rival: la juventud

El Real Madrid Castilla es el equipo con menor media de edad de todo el grupo I de la categoría. El Pontevedra está en la zona media alta


pontevedra / la voz

Si hay que comenzar a desgranar al próximo rival del Pontevedra, un primer vistazo arroja una conclusión meridianamente clara y poco halagüeña para el conjunto granate. Al club de la ciudad del Lérez le ha tocado, no solo uno de los filiales con mayor presupuesto de toda la categoría, sino algo peor: el más joven.

La media de edad del Real Madrid Castilla ni siquiera llega a los 20 años. Sus veintisiete jugadores tienen una edad que ni baja de los 17 del portero Ramos (Mohamet Airam Ramos Wade) ni supera los 24 de Tena (Francisco Manuel tena Jaramillo). Sin, respectivamente, el más pequeño y el mayor de la plantilla merengue.

De hecho, una tercera parte de ellos, nueve, tiene la friolera de 19 años -entre ellos el también portero Luca Zidane Fernández, hijo del entrenador del primer equipo del Real Madrid-, la edad mayoritaria del cuadro blanco. Y, si el jugador que está observando en el cuadro blanco no tiene esa edad, es muy probable que solo tenga un año más, 20, como casi otro tercio (ocho futbolistas) del conjunto madridista.

La juventud del Real Madrid Castilla se ve acompañado, además, por su experiencia, un tándem muy poco frecuente en una categoría como la Segunda B. En el caso de la plantilla merengue ambas virtudes llegan casi al extremo, ya que al menos tres de sus jugadores, no solo han disputado algún partido como el primer equipo, sino que además lo han hecho ante otro gigante internacional como el Manchester en el amistoso que ambos disputaron el pasado 23 de julio en Santa Clara, California, en el que fue el primer partido de pretemporada para los de Zidane englobado dentro del tornero veraniego International Champions Club que se disputa simultáneamente en Estados Unidos y Asia (en China y en Singapur).

Álvaro Tejero, Quezada y Dani Gómez salieron aquel día al césped y destacaron. Los tres jóvenes entrenan, además, con frecuencia con sus compañeros del equipo que en estos momentos ocupa la quinta posición de Primera División.

En el otro lado de la balanza o casi a la mitad de ella, el Pontevedra sacará a sus veintitrés jugadores con una media de 25,13 años de edad. No es, ni mucho menos, la plantilla más envejecida del Grupo I de Segunda B -donde es frecuente encontrar conjuntos, como el del Coruxo, cuyos futbolistas arrojan un promedio de 26 años; el Majadahonda, con un 25,82; o el Racing de Ferrol y el Toledo, con un 25,6 cada uno-, pero sí ocupa un puesto medio en la tabla que, en esta ocasión, no tiene por qué convertirse en una ventaja, aunque tampoco necesariamente en un inconveniente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mayor rival: la juventud