Pontevedra, escenario de novela negra

La obra ganadora del Premio de Narrativa Novelas Ejemplares se desarrolla en la ciudad del Lérez en los noventa


Pontevedra / La voz

Un viaje a Pontevedra con sus padres a finales de los noventa durante las fiestas de A Peregrina ha terminado siendo el desencadenante de Elisa o el laberinto de los inocentes, la novela negra con la que Alberto Frutos se ha alzado con el tercer Premio de Narrativa Novelas Ejemplares organizado por la Facultad de Letras Universidad de Castilla-La Mancha y la editorial Verbum. «Recuerdo que una barca prendió fuego. A raíz de esa imagen se me ocurrió qué es lo que podía haber detrás de eso e inventé una ficción sobre la idea de un capo de la droga afincado en Pontevedra responsable de la quema de esta barca y de la muerte su patrón por haber sido un confidente de la policía, un soplón».

Reconoce que Galicia es «una tierra sugerente para inspirar no solo esta, sino cualquier otra trama». No obstante, matiza que el personaje principal es un juez que, «en la época más dura del narcotráfico gallego, intenta sentar en el banquillo a los responsables de la lacra de la droga. Se contrapone su deber cívico frente a la cobardía y el silencio de otros». Pero, ¿quién es la Elisa que da título a la obra? Alberto de Frutos señala que sobre ella pivota la historia de amor, una adolescente -«es menor de edad»- que es sobrina del antagonista, del capo, y de la que el juez se enamora desconociendo su origen. «Es ese amor y es esa chica lo que lo impulsa a enfrentarse a su tío», explica al respecto.

De Frutos no escondió que el premio ha sido «inesperado», toda vez que se trata de una obra «dormía el sueño de los justos en un cajón y la rescaté para la convocatoria. Fue una sorpresa».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pontevedra, escenario de novela negra