La jubilación anticipada de policías locales traería en jaque a 3 concellos

Varias plantillas municipales quedarían bajo mínimos para retener su operatividad

.

pontevedra / la voz

Las ya mermadas plantillas de Policía Local de la comarca podrían verse aún más reducidas a partir de enero. Todo depende de los términos concretos del decreto ley en que trabaja el Gobierno central, que se espera que se apruebe en octubre y que permitirá la jubilación voluntaria de agentes a los 60 años -y a los 59 si han cumplido los 35 años de servicio-. Con esta normativa se espera poner fin a la discriminación que sufren estos cuerpos municipales frente a otros de seguridad del Estado en cuanto a la jubilación anticipada. Su marcha, si se produce, podría dejar en jaque a al menos tres concellos de la comarca: Marín, Bueu y Poio. Evitar esta situación depende de la previsión con la que actúen sus grupos de gobierno a la hora de propiciar la fórmula para cubrir vacantes. En otros municipios, como Sanxenxo, también habría jubilaciones anticipadas, pero no sería un trastorno. Vilaboa se enfrenta no a un problema de jubilaciones, sino a una cuestión más compleja: se ha quedado sin policías locales. Uno se fue a un mejor destino y el segundo está de baja prolongada.

Bueu es el concello donde se podrían producir el mayor número de bajas, estimado en siete en cuestión de cinco años, la mitad de su plantilla. En este caso, todo dependerá a la agilidad con la que el gobierno de Félix Juncal se dé prisa para poder reponer las plazas que se vayan quedando vacantes.

En el caso de Marín, el portavoz de Comisiones Obreras, Antonio Millares, explicó que la plantilla de este concello es ya «muy inferior» a la que debería tener por población. Para colmo, de sus 25 agentes, uno está en comisión de servicios en Pontevedra, otro está en una jubilación revisable, por lo que no se puede cubrir su vacante, y otros dos no pueden patrullar en la calle por razones médicas.

Millares añade que si de los 21 que quedan se va alguno, «sería un drama» para cubrir los servicios. Y la realidad es que al menos dos personas cumplen con los criterios de edad. La alcaldesa, la popular María Ramallo, indicó que en ese caso, «habría que proceder a su cobertura».

En Poio, fuentes de la Policía Local señalaron que si se aprueba el decreto tal y como está diseñado, en enero se iría un agente y otro más lo podría hacer a mediados del próximo año. Cabe señalar que para el actual ejercicio se va a producir la oferta de una plaza, distinta a las citadas, porque se ha producido una vacante. Hay que recordar que, tal y como está la actual legislación, no se pueden ofertar plazas hasta que se encuentren vacantes, según precisó Millares. La plantilla poiense está en sus límites. Para que se hagan una idea, se recomienda que haya un agente por cada mil vecinos, y en Poio la ratio es de 0,5 por mil habitantes.

«La gente pone toda su dedicación en conseguir lo que haga falta»

La Policía Local de Bueu es una de las que se podría ver diezmada por el decreto. Benito Pouso, Chicho, su oficial jefe considera que, como en otros concellos, urge rejuvenecer las plantillas y favorecer la llegada de más agentes.

-¿Cómo ve la situación de la Policía Local en la comarca?

-Hay muchas vacantes en la comarca y a nivel gallego. En la Academia Galega de Seguridade este año hay un curso, pero el anterior fue hace dos. Por ejemplo, hay 54 concellos que solo tienen de 1 a 4 policías, otros 21 tienen de 5 a 9, y otros 33 de 10 a 19. Solo dos, Vigo y A Coruña, cubren más del 25 % de los policías que hay en Galicia. Son datos del 2016.

-¿Cómo valora la propuesta del decreto de jubilación?

-Bien, porque es algo que, entre otras cosas, nos reconoce la peligrosidad. No voy a hacer comparativas con otros cuerpos o profesiones, pero es un decreto necesario. Además es una jubilación voluntaria, que cogerá quien quiera de los que cumplan los requisitos.

-¿Cómo le afectaría a Bueu su aplicación tal como está?

-En Bueu pasaríamos en cinco años a ser siete policías menos. La media de edad de Bueu está en los 56 años. El más joven tiene 44 años y actualmente hay dos plazas sin cubrir. En Bueu llegamos a ser hasta un máximo de 16, aunque cuatro eran en interinaje.

-¿Cuántos agentes cree que harían falta en este concello?

-Para cubrir tres turnos todo el año con todas las garantías deberíamos ser 18, pero es muy difícil porque el coste financiero es elevadísimo. Ahora somos 12.

-¿Lo ha notado la gente?

-Hasta ahora no, porque nosotros hemos intentado siempre cubrir las necesidades, aunque ha habido ocasiones con una sola persona de servicio. Cuando están los auxiliares somos más. También colaboramos con la Guardia Civil, pero también ha reducido su presencia en Bueu y es una pena.

-¿Se han visto obligados a renunciar a algún servicio que prestaban antes?

-No, porque al final la gente hace todo lo que puede. La gente pone toda su dedicación y afán en conseguir lo que haga falta.

-¿Cómo se solucionarían estos problemas?

-La cuestión es contratar más personal y mayor dotación. Las plantillas están envejeciendo y no entra gente nueva.

Pontevedra incluye en su oferta pública de empleo cinco nuevas plazas de agentes

La plantilla de la Policía Local de Pontevedra no padece la incertidumbre que se vive en otros municipios de la comarca, al menos en cuanto a su continuidad. De hecho, la intención del Concello es incrementar la dotación. Así, en la nueva Oferta Pública de Empleo (OPE) se contempla la creación de cinco nuevas plazas para agentes de la Policía Local. Al tratarse de la escala más básica, las plazas serán de promoción libre, por lo que podrá presentarse cualquier persona.

La OPE también contempla tres plazas de oficiales. En este caso, se cubrirán por promoción interna, ya sea de agentes que presten servicio en Pontevedra, o procedentes de otras localidades y participen en el concurso de méritos, como ya sucedió en anteriores ocasiones.

Votación
1 votos
Comentarios

La jubilación anticipada de policías locales traería en jaque a 3 concellos