Revolución estética en el trazado urbano del Camino en la zona sur

Un ambicioso proyecto de 1,4 millones reformará la calle Virxe do Camiño y su entorno

.

Pontevedra / la voz

Pontevedra es la capital del Camino Portugués a Santiago, y tratándose de una ruta que cada vez atrae a más peregrinos y que aspira a romper en el 2020 la barrera de los cien mil visitantes anuales, el Concello quiere cuidar al máximo la estética en el trazado del Camino a su paso por la ciudad del Lérez. En el centro histórico, el reto está logrado; para la salida que toman los peregrinos hacia el norte está en marcha el proyecto de reforma del puente de O Burgo; y para la entrada al centro urbano por el sur de la ciudad, ayer se presentó el ambicioso plan que transformará la calle Virxe do Camiño.

El concejal de Obras, Demetrio Gómez Xunqueira (BNG), dio cuenta del proyecto, que está valorado en 1,4 millones de euros, que afecta tanto a la citada calle como a José Casal y sendos tramos de Mariscal Pardo de Cela y Eduardo Pondal, y que a partir de este viernes (18 horas, en la sede de Aempe) será presentado a vecinos y comerciantes de la zona.

El proyecto aúna la dignificación de esta parte del trazado del Camino con la decisión de extender el modelo de preferencia peatonal la que seguramente es la calle con las aceras más estrechas de todo el casco urbano. El principal cambio, por tanto, será estético, ya que toda la zona pasará a ser de plataforma única. El diseño prevé un pavimento central de adoquín con bandas laterales en hormigón blanco y negro, marcando con este último tono las entradas a viviendas y negocios.

Del trazado del Camino quedará huella en el pavimento con adoquines que tendrán un tratamiento luminiscente por lo que brillarán en la oscuridad, previsiblemente en un tono azulado.

Obviamente, el proyecto tendrá una afección sobre el tráfico. De hecho, uno de los objetivos es que se restrinja básicamente por residentes y tráfico de servicios. Una de las novedades más importantes es que Virxe do Camiño ya no tendrá salida a Eduardo Pondal. El entronque de ambas calles es una de las partes destacadas del proyecto ya que se prevé una reforma completa de esta especie de plaza a dos niveles que hay en la actualidad.

La idea es reducir al máximo esa diferencia de cota y realzar el carácter histórico de «entrada» del Camino al centro urbano con un montaje a modo de baluarte en acero corten, material que también se incrustará en el suelo y en los alcorques, y se utilizará en unas escaleras que se mantendrán en un extremo de esta plaza.

Arces de diferentes tonalidades

Si hay alcorques es porque habrá árboles, y estos serán arces de diferentes tonalidades para dar a la zona un toque de color. El diseño de la plaza se completará con unos bancos diseñados específicamente para este barrio a modo de esculturas con tuberías, de modo que servirán también de elemento de juegos para los más pequeños. Serán, apuntó Demetrio Gómez, «elementos singulares que responden á filosofía de Tonucci: os nenos xogan no mesmo sitio no que os adultos poden estar nunha zona de estancia, favorecendo a convivencia».

La reforma de esta zona de la ciudad se extenderá por Eduardo Pondal hasta el cruce con Filgueira Valverde. En este caso solo afectará a la acera, donde se quieren solventar los desniveles existentes, mejorar la estética con plantación de árboles y reordenar el estacionamiento.

El proyecto fue presentado ayer por el gobierno local al resto de grupos políticos, y tras ser sometido a la consideración de comerciantes y vecinos de la zona, iniciará su tramitación administrativa. La idea es ejecutar las obras a lo largo del año próximo.

Votación
3 votos
Comentarios

Revolución estética en el trazado urbano del Camino en la zona sur