«A ver quién la lleva ahora para casa»

Más de 2.800 niños inician el curso en A Galiña Azul. Visitamos la de A Parda, la mayor de Galicia


pontevedra / la voz

Es la escuela infantil con más alumnos de toda Galicia, y se nota. Por sus pasillos, ayer tranquilos, a partir de hoy comenzarán a corretear, gatear y caminar con pasos todavía inseguros más de un centenar de niños de entre 0 y 3 años de edad. Forman parte de los más de 2.800 pequeños que iniciaron el curso en la red de escuelas infantiles de la Xunta, A Galiña Azul. Cecilia y Álex son dos de ellos. Pisaban por primera vez la que será, posiblemente, su segunda o tercera casa durante los próximos meses. Ella todavía no ha cumplido 2 años, pero ya empuja una sillita de muñeca con una determinación sorprendente. A unos metros, su padre, Pablo Falcón -de Cambados pero afincado en Pontevedra-, mira a Cecilia entre resignado y satisfecho. El primer encuentro ha sido más que un éxito: «Ya la ves, jugando con la silla, y a ver ahora quién la lleva para casa. Hasta que tenga hambre, me parece a mí, nada», reconoce, y ríe. El hecho de que la pequeña Cecilia esté en la escuela infantil de A Parda no es casual. Fue una elección concienzuda de Pablo y su esposa. «Habíamos oído hablar de ella, es grande y nos gusta su metodología y la zona; es un conjunto de cosas», asegura.

Aunque no se conocen todavía, coincide con Paula Casal. Álex corretea por el patio interior del centro subido a una moto de plástico que impulsa con sus propias piernas. Primero intenta entrar en un columpio subido a ella pero, cuando ve que no cabe, desiste, retrocede y sigue recorriendo el espacio abierto. Llegado el momento, y ante un puente que quiere cruzar pero al que no logra subir su vehículo sin motor, accede a bajarse de él y subir los peldaños sin quitarle el ojo de encima. «Está encantado, no quiere salir», confirma la madre de Álex. «Cuando tenga que compartir la moto vamos a ver, de momento muy bien», bromea la abuela. Y su hija asiente, dándole la razón, y explica: «Somos nuevos este año. Tengo dos niños, pero el mayor no vino a esta guardería; el segundo sí, y me encanta, porque es espaciosa, por el personal, el método de aprendijzaje, de enseñanza. Aparte de utilizar juguetes de madera, es la forma de conocer materiales, emplean elementos naturales. Ponen especial atención en la estimulación de los niño, la promocionan mucho». Paula también vino con referencias, había oído hablar muy bien de la escuela de A Parda, «lo que pasa es que no contaba con entrar, lo hice un poco para probar».

Las referencias pudieron llegar de alguien como María Castaño. Es el tercer hijo que lleva A Parda, y es una admiradora declarada: «Estoy encantada con la metodología: es todo por experimentación, hacen muchas masas, cosas con pintura, en la pared, con los pies... no hacen fichas ni nada más cerrado».

En el aula contigua, otra abuela comparte la jornada de puertas abiertas de su nieto, de apenas unos meses, con una amiga. Escuchan atentamente a una de las veinte cuidadoras del centro que, también ellas, volvieron al cole.

Las escuelas infantiles de la Xunta dejan un millar de vacantes y a 1.178 niños en lista de espera

E. Álvarez

Todos los que no hayan obtenido una plaza se pueden acoger al Bono Concilia, una ayuda de entre 45 y 250 euros mensuales en función de la renta

Las escuelas infantiles de la Xunta recibieron ya a miles de pequeños de entre cero y 3 años. En total este curso están matriculados 8.023 niños, con una grandes diferencias por provincias. Así, ni en las guarderías ourensanas ni en las de Lugo se llega a los 900 alumnos (855 en Ourense y 885 en Lugo), frente a las de A Coruña, con 3.393 pequeños matriculados, y las de Pontevedra, con 2.889. El equilibrio entre la oferta y la demanda es complicado, sobre todo porque hay localidades en las que las plazas no llegan y otras en las que ocurre lo contrario.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«A ver quién la lleva ahora para casa»