La gran voz que esconde una futura ingeniera

Exalumna del IES A Xunqueira I, colgará en las redes su segundo trabajo, titulado «The forgotten»

.

pontevedra / la voz

La vida de Helena Egea Piñeiro (Pontevedra, 1997) no se entiende sin la música. Y ella está convencida de que su futuro personal y quizá también el profesional estará marcado por letras y melodías. Esta universitaria hará en unos días las maletas con destino a Barcelona, ciudad en la que vivirá y estudiará el curso que viene. Tras dos años en la Universidade de Santiago (USC), quiere dar otro rumbo a su carrera, Ingeniería Informática.

En primero aprobó todas las asignaturas y este año le quedaron dos. «A carreira é complicada, pero o plan de estudos da USC non era o que máis me convencía. En terceiro xa hai especialidades e a rama que máis me gusta é a computerización e a robótica», explica en una terraza de la ciudad. En el IES A Xunqueira I, donde estudió la ESO y el bachillerato, formaba parte del coro del instituto y tenía una especie de grupo de jazz. En Compostela siguió vinculada a la música en el coro del Concello. «Era gratuito e estiven dous anos, era das poucas que non era de Santiago», señala.

Es en el jazz, el blues y el soul donde Helena se siente cómoda y disfruta. «Teño unha voz aguda e son moi tímida, pero cantando perdo os medos e me transformo». Ella lo dice y es verdad. Quienes no la hayan escuchado todavía se sorprenderán con el chorro de voz que sale de ese cuerpo menudo. Toca el violín y el piano y también la guitarra, aunque lo que de verdad le tira es cantar. The forgotten (Los olvidados) es el título de su segundo videoclip, que se grabó en el municipio de Pontevedra. En concreto, en A Xunqueira de Alba y en interiores. Cuenta que ya está montado y que se estrenará en breve en las redes sociales. «Poderá verse en YouTube e haberá link en Facebook, Instagram... nas redes porque é ao que temos acceso».

¿Y qué cuenta The forgotten? «É unha canción acústica, íntima. Os olvidados é como unha sensación persoal que extrapolo á vida. É como se na vida quedaran moitas cousas que vemos e polas que pasamos pero que esquecemos. Refírome a persoas que están na rúa, por exemplo. Á falta de sensibilidade con outras persoas, a mirar pero non ver». Por eso quizá querían un ambiente lúgubre para rodar el videoclip. La propia Helena es la protagonista junto a una compañera, Raquel Moreta. El guion es de su amigo Miguel González, quien ya la ayudó en su primer trabajo amateur, You better know. ¿Siempre compone en inglés? «Normalmente si, porque é como me sae. A primeira vez que o fixen foi para unha clase de primaria, pero tamén teño proxectos en castelán e galego». Si nada se tuerce, The forgotten se estrenará a finales de septiembre.

Abrir puertas

Helena es buena estudiante, pero su aspiración sería poder vivir de la música y de sus canciones. «Se poidera claro que si. Empecei no conservatorio, pero sempre me chamou cantar. Estudo unha carreira por ter unha alternativa e porque se supón que abre máis portas para ter un traballo, aínda que nunca se sabe», relata. Esas oportunidades para darse a conocer quizá se multipliquen en Barcelona, donde habrá más competencia, pero también más opciones. El 5 de septiembre se irá para la que se será, al menos durante dos años, su nueva ciudad. ¿Qué sintió cuando se enteró de los atentados de la Rambla y Cambrils? «Ufff, a verdade é que pensei que podía estar eu aí... A xente dime, agora vas ti para alí, pero son cousas que non se poden pensar».

Aunque estudia un grado de ciencias, le gustan las letras y se le daban casi mejor. «Eu son moi dual, sempre me gustou a tecnoloxía, pero boto de menos escribir. Na universidade tes máis independencia, pero son estudos complicados e teño menos tempo». ¿Y cuáles son sus gustos musicales? Helena asegura que le van estilos muy diferentes. Es de festivales, aunque este verano no los pisó. De los conciertos de la Peregrina disfrutó con el de Mägo de Oz y también compartió una casa rural con sus compañeros del coro. ¿Con qué no puede en lo musical? Se moja: «Con Los 40 e con Juan Magán».

Votación
2 votos
Comentarios

La gran voz que esconde una futura ingeniera