«Aquí non queremos manadas nas festas»

Conchi Pereiro reivindica a la mujer e invita a vivir los festejos desde el respeto y la igualdad

.

pontevedra / la voz

Los nervios previos que Conchi Pereiro Ramos tenía antes del pregón que abrió las fiestas de A Peregrina 2017 no se notaron en su voz. Esta mujer polifacética que forma parte de varias asociaciones desveló desde el balcón del Pazo de Murgartegui que fue la concejala de Festas de Pontevedra, Carme da Silva, quien una noche le propuso ser pregonera. Ella participaba con su grupo Os Saljariteiros en los Cantos de Taberna. Dijo que sí y ayer admitió sentirse «moi orgullosa». Pontevedra es su ciudad porque aquí hizo su vida. Poco importa o más bien nada que no naciera aquí.

Da Silva, que abrió el acto -seguido por vecinos y turistas desde la plaza y alguna madrugadora peña taurina-, afirmó que Conchi Pereiro es de esas personas que «todos os días traballan en Pontevedra e que di que si a todo o que se lle propoña». Recibida con aplausos, la pregonera aprovechó ese altavoz para sacar su vena más reivindicativa: «Hoxe este balcón é tanto voso como meu». Y lo hizo de dos formas. Por un lado, animó a los ciudadanos a implicarse en los asuntos públicos. Aquellos que afectan a la Pontevedra donde viven. «Todos debemos de participar na vida da nosa cidade, non lle deamos as costas. Fagamos cidade apoiando a nosa cultura, as nosas tradicións, porque forman parte de nós e debemos de mantelas e defendelas».

Avisó al público. Aunque lo suyo era un pregón de fiestas no pudo obviar un alegato en defensa de la igualdad entre las personas, sea cual sea su condición, y en favor de la mujer. Ella lo llamó «acto reivindicativo da nosa conciencia social». Aludió a la necesidad de luchar por el derecho a la educación, a la sanidad, a un trabajo digno, a una vivienda digna... «Eses dereitos que agora perdemos con tanta facilidade», subrayó.

La pregonera se centró en el papel de la mujer, silenciado en muchas épocas donde eran «case invisibles». «Así a todo demostramos todos os días a nosa valía. Aínda nos queda moita loita por diante». Pero en ese horizonte dejó clara cuál es su apuesta: «Homes e mulleres debemos camiñar xuntos».

Volviendo a las fiestas, animó a vecinos y visitantes a disfrutar de la calle y de la ciudad durante estos nueve días. «Gústame paseala e gozala, falar coa xente». Y añadió que además de tener un centro histórico que es «dos mellores conservados de Europa» hace falta apoyar el tejido comercial y empresarial para poder seguir creciendo como ciudad.

Invitó a gozar de las fiestas, pero también de los alrededores de Pontevedra. «Gozade en liberdade, sen que ninguén poida sentirse sinalado por ser doutra cor, ou por sentirse distinto sexualmente ao que pon o seu DNI». Y como mujer, remachó, pidió respeto para ellas, también en fiestas: «Aquí non queremos manadas que ensombrezan o bo desenvolvemento das festas». Quizá algún despistado no lo pilló. Pero su mensaje aludía a la supuesta violación por parte de un grupo de hombres que se autodenominaban La Manada a una mujer, ocurrida en los Sanfermines de Pamplona del 2016. Conchi Pereiro recordó «a todas esas mulleres que non poden estar nin nesta nin en ningunha outra festa por culpa dun machismo cavernícola, fóra de lugar nunha sociedade do século XXI».

Su grito de «¡Felices festas!» puso el broche al pregón. Fue entonces cuando el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, dio paso al arranque oficial de A Peregrina 2017 con la tirada de un cohete. Una ola de confeti de colores lo invadió todo. Hasta las mesas donde pregonera, miembros de la corporación municipal, autoridades e invitados brindaron por las fiestas del 2017.

Votación
2 votos
Comentarios

«Aquí non queremos manadas nas festas»