Un verano cargado de actividades

Campamentos, obradoiros y ludotecas salen al rescate de las familias durante los meses de vacaciones

s.b.
pontevedra / la voz

Hoy arranca la segunda quincena de julio, momento en el que se juntan los que comienzan sus vacaciones con los que regresan a su rutina habitual. Esa vuelta al trabajo supone un verdadero quebradero de cabeza para las familias con niños. Si bien los abuelos o familiares son la alternativa más socorrida cuando el calendario escolar llega a su fin, cada vez existen más opciones disponibles que permiten darles un respiro.

Desde hace varios años el programa de ocio y tiempo libre Ponteverán, organizado por el área de Xuventude del Concello de Pontevedra ofrece un amplio programa de actividades de tiempo libre enfocadas a niños y jóvenes de entre 8 y 35 años. Un total de 17 iniciativas distintas basadas en valores de igualdad y convivencia; conocimiento de nuestra cultura; fomento de la actividad física y el deporte y respeto hacia el entorno natural que nos rodea.

Precisamente, el medio ambiente es el eje principal del Aula de Natureza e Interpretación, la única de las actividades del programa organizada por la Oficina de Medio Ambiente Natural.

Tres turnos de veinte niñas y niños de 8 a 12 años participan durante quince días en una serie de actividades en la naturaleza enfocadas «no solo hacia el conocimiento del entorno natural y patrimonial sino también hacia el respeto del medio ambiente», explica Marina, una de las monitoras.

Durante la primera quincena de julio los pequeños tuvieron la oportunidad de visitar, además del espacio intermareal de Placeres, otros lugares como los márgenes del río Lérez, de donde extrajeron especies invasoras; el Arboreto de Lourizán; o la Xunqueira de Alba, donde realizaron anidamiento de aves.

Aunque para Mauro (11 años) esta actividad -en la que contaron con el apoyo de un experto en aves- «fue muy divertida», sus claras favoritas fueron «la visita al Museo y la yincana de retos por la ciudad». En esta última coincide con Berta (12 años) que, muy contenta con la experiencia, cuenta como también disfrutó con «la visita de los perros de la protectora».

Una yincana de juegos hechos con materiales reciclados y una fiesta de despedida pondrá fin mañana al primer turno, que dará el relevo a otros 20 niños y un respiro a muchas familias durante, al menos, una quincena.

Las ludotecas, otras alternativa

Ludoverán, un programa de ludotecas organizadas por la Federación de Asociaciones de Nais e Pais de Alumnos dos centros públicos de ensino de Pontevedra (Fanpa) en colaboración con la concejalía de Educación, es otra alternativa elegida cada vez por más familias. «Este año hemos tenido una explosión de solicitudes», afirma en el vicepresidente de la Fanpa, Miguel Ángel Sánchez.

Repartidos en once centros -cinco rurales y seis urbanos- alrededor de 1.600 niños de entre 3 y 12 años disfrutan en esta campaña de un programa muy variado. «Ademais de traballar os cinco sentidos, nas seguintes quincenas crearemos un mercado benéfico, faremos o noso propio xornal e remataremos abordando o tema do medio ambiente», explica una de las coordinadoras, Lorena Tilve.

Además, como novedad este año se creó un canal de Youtube -enfocado únicamente a las familias- en el que los pequeños muestran cada semana en un vídeo-tutorial los experimentos que realizan en la ludoteca.

La oferta de actividades de verano para los más pequeños no para de crecer

Julio y agosto son meses complicados para aquellas familias con hijos que o bien no pueden disfrutar de un período vacaciones, o bien estas se les acaban antes de la apertura del curso escolar.

Para cubrir esa necesidad muchas instituciones como la Biblioteca Pública Antonio Odriozola, el Museo de Pontevedra, la Cruz Roja o incluso la S.D. Teucro ofrecen actividades enfocadas a un público infantil y juvenil.

En la biblioteca, durante el mes de julio los niños de 4 a 7 años tienen una cita cada miércoles con el obradoiro de expresión musical y construcción de instrumentos. Los jueves, en cambio, es el turno de los niños de 8 a 12 años, que hacen gala de su creatividad en el taller de decoración con Scrapbook. En agosto, los miércoles se reservarán para la actividad de cuentos en inglés (para niños de 4 a 7 años) y los jueves para el de robótica Lego (para niños de 8 a 12 años).

Por su parte, el Museo de Pontevedra ofrece dos obradoiros destinados a niñas y niños de 5 a 13 años. En julio, las instalaciones del Sexto edificio acogen el taller de cerámica que este año está enfocado al aprovechamiento de los recursos que ofrece el bosque gallego y la valorización de nuestro ecosistema. En agosto, el taller de prehistoria tomará el relevo con actividades como la cestería o las técnicas para hacer fuego.

Los campamentos y las ludotecas (Ludovermellas) organizadas por la Cruz Roja se unen a la oferta de entretenimiento para los niños durante la etapa estival.

Por otro lado, el Teucro está desarrollando este mes una escuela de verano para crear superheroes do balonmán dirigida a niños de 6 a 14 años. En el programa, además de las lecciones técnicas los pequeños tendrán la oportunidad de visitar al equipo en su entrenamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un verano cargado de actividades