«O le doy de comer a mi hijo de 8 años o pago la hipoteca»

Ledy Pastoriza lucha por que le concedan la dación en pago

«O pago la hipoteca o le doy de comer a mi hijo» Leni Pastoriza es una pontevedresa de 33 años con un hijo de 8. Tras el ingreso en prisión de su pareja tiene que hacer frente en solitario a una hipoteca de 400 euros con su sueldo de 740. Pide la dación en pago

Pontevedra / La voz

A sus 33 años y con un hijo de 8 a su cargo, Ledy Pastoriza Muñoz lucha por lograr que Bankia acceda a concederle la dación en pago de una vivienda cuya hipoteca no puede soportar. No en vano, le come cuatrocientos de los 740 euros que cobra de salario y con lo que le queda debe hacer frente al colegio del pequeño, al comedor, a los gastos diarios, al médico... «Me dicen que tengo una nómica y que puedo pagarla. O le doy de comer a mi hijo o estoy en la calle y pago la hipoteca».

En un principio, afrontó este gasto con su por entonces compañero sentimental. Todo fue bien hasta que «me dejó tirada. Empezamos los dos pagando la hipoteca y la pareja me dejó tirada. Se fue a la cárcel», señala la marinense, al tiempo que insiste en que «tuve un hijo con él y ahora me quedó tirada con la hipoteca, con mi hijo a cargo (...) y no la puedo pagar».

Ante esta tesitura, optó por pedir la dación en pago, pero se encontró con que la entidad no se la acepta -«me la denegaron dos veces. Quiero entregar mi piso a cambio de saldar la deuda», añade-, por lo que buscó el apoyo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Pontevedra. Ayer se movilizaron en las inmediaciones de la sucursal de Bankia y de la Audiencia.

En este marco, María Dieguez explicó que fue Pastoriza Muñoz la que les llamó, por lo que «le dimos las mejores opciones que pudimos ofrecerle y que ofrece la ley». En su caso concreto, tiene claro que la única solución viable pasa por la dación en pago.

Estiman que solo en Pontevedra puede haber otras veintitrés personas en la misma situación que la marinense, así como recalca que, en los últimos tiempos, han conseguido importantes victorias. María Dieguez se encuentra entre ellas.

«El cambio de actitud son las buenas palabras. Siempre hay muy buenas palabras en los bancos, pero al final el que manda es el de arriba», explica cuando se le pregunta si la PAH ha apreciado algún cambio de actitud por parte de las entidades en los últimos años. De igual modo, considera que las Administraciones deberían implicarse más con los afectados, aunque reconoce que ha habido importantes avances.

El de la PAH no es el único apoyo con el que cuenta Ledy. Ahí está su hijo: «Mami, eres la mejor. Fuerza y eres una campeona».

Votación
17 votos
Comentarios

«O le doy de comer a mi hijo de 8 años o pago la hipoteca»