El campus crea un diccionario visual infantil sobre soporte vital básico

Investigadoras diseñan superhéroes para acercar la reanimación a los escolares


PONTEVEDRA / LA VOZ

Dicen desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) que la peor reanimación cardiopulmonar (rcp) es siempre aquella que no se hace. Siguiendo esa máxima, desde el grupo de investigación Remoss, de la Facultade de Ciencias da Educación e do Deporte de Pontevedra, llevan tiempo trabajando en acercar el llamado soporte vital básico a los escolares. En concreto, a alumnos de primaria (6 y 12 años).

La iniciativa que está en marcha, y que coordinan las docentes del área de Didáctica das Artes Plásticas Cristina Varela, Iciar Ezquieta y Begoña Paz, se centra en cómo sacar el máximo partido a esa formación en soporte vital básico para niños. «Lo que vimos es que los materiales no eran específicos para esas edades y por eso el recuerdo no era tanto», explica Cristina Varela. No es lo mismo hacer llegar las nociones de soporte vital básico a través de una charla de un experto que de unos dibujos. El proyecto, que se desarrolla dentro de la convocatoria de innovación educativa de la facultad, busca, por tanto, reforzar el aprendizaje.

¿Y cuál es el camino elegido? Apostar por una iconografía que conecte con ese público infantil al que va dirigido. «Vimos que había necesidad de una iconografía adaptada para ellos, estudiamos varios diseños y vimos que los superhéroes resolvían la situación», apunta Begoña Paz. Aluden a que son personajes equilibrados y con distintos roles. Iciar Ezquieta añade que tomaron como referencia visual las series o los dibujos de la televisión actual. «Optamos por dibujos que se salen de lo institucional, de lo meloso de Walt Disney, que hoy ya no conectan con niños de 9 o 10 años», remacha.

Siguiendo esa estética de la animación actual tipo Pixar fue como estas investigadoras crearon los personajes que plasmarán ese diccionario de soporte vital básico para primaria. Hay un superhéroe que es quien alerta, la víctima, sus amigos -dentro de ellos están los que mantienen una actitud activa y también el que se bloquea y no reacciona-, y los profesionales sanitarios, que se distinguen por su uniforme. No es lo mismo una enfermera o un médico de un hospital o centro de salud, que el personal de urgencias sanitarias.

El proyecto se entregará a principios del curso que viene. El relato se abordará como una minihistoria. Falta por concretar con qué recurso didáctico se va a resolver. «Lo que tenemos claro es que la potencia visual es fundamental. Barajamos un juego por colores, en verde la reacción que está bien y en rojo la que está mal, por ejemplo, bien llamar al 112 y mal al 061, pero es algo en lo que estamos trabajando ahora», recalca Cristina Varela.

Tienen claro que el mensaje tiene que ser muy básico -proteger, alertar y socorrer- y visualmente potente. Las tres coinciden en que se trata de un trabajo en equipo con mayúsculas y en el que cada aportación es muy interesante. También es interdisciplinar porque cuenta con colaboraciones de la Escola de Enfermería y la Facultade de Belas Artes. «Desde nuestra disciplina y desde el área de Plástica también nos sirve para reivindicarnos, sí hay transferencia y se pueden hacer cosas útiles para otras áreas», comenta Cristina Varela. Por delante quedan todavía meses de trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El campus crea un diccionario visual infantil sobre soporte vital básico