«En Roma proyectaron una mini-Pontevedra, pero fue imposible por otros intereses»


Francesco Tonucci solo interviene de vez en cuando, para intentar aclarar parte del discurso en italiano de Stefanno, que maneja unos conceptos arquitectónicos claros con un ideal concreto. Y se parece mucho a la Boa Vila pontevedresa.

-En teoría, ¿cabe pensar que la arquitectura debería tender siempre a hacer ciudades para las personas?

-Creo que es obvio que sí. Y antiguamente lo hacía.

-Pero no siempre es así...

-Casi nunca. No para todas las personas. Normalmente, siempre que se hace arquitectura para un cliente es porque lo quiere él. Aunque cuando es una administración pública te pide un proyecto específico, raramente el objetivo es contentar a todos, sino resolver un problema. Es muy difícil introducir elementos diferentes, como sendas peatonales o tráfico peatonal protegido o regulación del rodado, porque casi todas las veces lo necesario combate con intereses económicos, y Pontevedra demuestra que no es así. Pero hace falta llegar al nivel de Pontevedra para verlo. Siempre se dice que son muy opuestas por algún motivo. En Roma habían hecho un proyecto muy pequeño de una «mini Pontevedra» de un kilómetro, pero no fue posible, porque se encuentra con el problema de la Administración, que no persigue una necesidad real concreta, sino intereses de otros.

-Francesco: No es así porque es muy raro que el interés del político que lo ordena, que pide el trabajo del arquitecto, sea un interés que involucre a todos. Casi siempre tiene objetivos muy específicos relacionados con intereses concretos de una categoría social o de resolver un problema como el tráfico, o de contentar a una categoría social que no representa a todos.

-Stefanno: La arquitectura es muy costosa en términos propiamente económicos. Y quien mete el dinero quiere un resultado concreto, difícilmente quien mete el dinero quiere la felicidad de todos. La mayoría de las veces lo que contenta a uno descontenta a otro.

-¿Ha encontrado algún colega que no estuviese de acuerdo con esta filosofía?

-No, creo que los arquitectos están siempre dispuestos a experimentar con la transformación urbana. Muchos, cuando les cuento de Pontevedra o cosas similares se muestran entusiastas. Cada uno las resuelve con materiales diferentes, pero el concepto es un poco irrebatible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«En Roma proyectaron una mini-Pontevedra, pero fue imposible por otros intereses»