El viaje más dulce del Teucro

El equipo azul partió anoche hacia Palma del Río, donde se medirá mañana al que fue su gran rival por el ascenso en un partido sin nada en juego


Pontevedra / La Voz

El Teucro partió la pasada medianoche hacia Palma del Río, donde se enfrentará mañana (19 horas, Pabellón El Pandero) al rival que más difícil le ha puesto la lucha por el ascenso a Asobal. Por delante, a la plantilla y el cuerpo técnico azules les quedaban doce horas de autobús. Pero con el título de campeón ya matemáticamente en el bolsillo, el desplazamiento a tierras cordobesas se preveía como el más dulce de toda la temporada.

Así lo reconocía ayer en rueda de prensa Edu Moledo. «Está claro que vamos con el objetivo conseguido y el viaje se hace mucho más ameno», apuntaba el extremo. Pero, a la vez, al igual que su técnico, aclaraba que esto no significa que el Teucro vaya a regalar el partido. «Vamos a meternos doce horas, y no va a ser para ir a perder y volvernos cabreados», advirtió Moledo.

Quique Domínguez, por su parte, admite que, certificado el objetivo, la actual ha sido una «semana diferente», marcada por las celebraciones del ascenso. De hecho, el entrenador pontevedrés reconoce que, con el deber cumplido, «la tensión baja, y la exigencia en los entrenamientos también». Pero, una vez dicho esto, Domínguez aseguró que no irán de vacaciones a Palma del Río. «Vamos a tratar de hacer el mejor partido que podamos e intentar traernos los dos puntos», apelando al «orgullo de querer competir» de sus jugadores.

Respecto al partido que espera, el entrenador azul no tiene dudas de que «ellos nos van a querer ganar», pese a que al igual que el Teucro, el Palma del Río no se juega nada una vez que se ha garantizado el derecho a organizar la fase de ascenso. No en vano, recuerda que en la primera vuelta fue el Teucro el que se llevó el gato al agua y entiende que ahora los cordobeses tendrán ánimo de revancha por la rivalidad deportiva que han mantenido ambos conjuntos durante el curso, además de que, tras perder en Bordils, los cordobeses «no querrán encadenar dos derrotas». Un escenario que, sobre el papel, augura un partido vistoso entre los que, para Domínguez, son «los dos equipos más parecidos de la categoría» por su estilo de juego.

Varios jugadores tocados

En cuanto al estado de la plantilla, el técnico teucrista explicó ayer que la semana, más allá de las celebraciones, había sido difícil por los problemas físicos que arrastran varios de sus jugadores, aunque con el alivio de saber que mañana no habrá nada más en juego que el orgullo. Domínguez desveló que tanto Rial, con molestias en los isquiotibiales, como Samu Gómez, habían terminado tocados el partido ante el Barcelona B, y que tanto Iván Fernández como Román Pedreira ya habían llegado «medio enfermos» a dicho encuentro, arrastrando esos problemas en los últimos días.

En todo caso, cuestionado sobre si esta falta de presión propiciará le hacía plantearse que puedan tener más minutos jugadores menos habituales, el técnico fue claro. «Yo pienso en ganar», sentenció Domínguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El viaje más dulce del Teucro