Pontevedra / La voz

«Es un destino magnífico. Esta es una de las mejores unidades del Ejército de Tierra. Vengo con muchísima ilusión, con muchas ganas y con muchas ganas de trabajar». El general de brigada Antonio Romero Losada (La Línea de la Concepción, Cádiz. 1963) asumió ayer el mando de la Brilat tomando, de este modo, el relevo de Luis Cebrián Carbonell.

En un acto presidido por el general de división Miguel Martín Bernardi, jefe de la división Castillejos, en cuya estructura se encuadra la Brilat, Romero Losada señaló que el principal objetivo que se ha marcado es el relativo a la operatividad: «Conseguir que esta unidad esté siempre, como de hecho lo está, a la vanguardia de las unidades operativas del Ejército de Tierra».

De igual modo, precisó que tiene la intención que la brigada pontevedresa esté siempre integrada en la población y en toda la comarca. «La brigada se llama Galicia cuando otras brigadas no llevan el nombre de la región o del pueblo donde están, sino que llevan el nombre de antiguos jefes militares o de reyes o de alguna acción de guerra, pero no el nombre del región. Esto es muy significativo. Esto quiere decir que esta unidad está arraigada a esta tierra de una manera muy especial y eso quiero que también forme parte de mi forma de mandar esta unidad», destacó.

Lo cierto es que bajo el mando del general Romero Losada, la Brilat volverá a participar en despliegues internacionales. Su antecesor en el cargo, el general Cebrián Carbonell, aludió a que previsiblemente en el 2018 participe en las misiones del Líbano, así como cabe la posibilidad de que haga lo propio en Irak y Mali.

Sobre esta cuestión, el nuevo mando de la brigada pontevedresa, si bien confirmó que existen muchas posibilidades, apuntó que «no hay nada ahora mismo decidido. El Ejército tiene sus planes que van desarrollándose poco a poco, pero no es descartable».

Romero Losado ha estado ligado a la Legión durante buena parte de su carrera profesional y, de hecho, reconoció que es la primera vez que es destinado a la Brilat. No obstante, remarcó que «sí he oído de sus hazañas y los he visto trabajar en operaciones con entrega y eficacia». Eso sí, a finales de los noventa tuvo la oportunidad de conocer Pontevedra.

En su alocución, aludió a los tres pilares sobre los que sustentará su mando: la disciplina -«columna vertebral de cualquier organización»-, los valores morales -«no olvidemos que un valiente nos es más que una persona generosa y un cobarde no es otra cosa que un egoísta»- y la instrucción, que «debe constituir una obsesión para los jefes de unidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Relevo en el mando de la Brilat