Los comuneros tratan de poner coto a la proliferación de motos y «quads» por el monte

Hacen campañas de concienciación, colocan carteles y vigilan para que no queden dañadas pistas y plantaciones


pontevedra / la voz

La situación la describe un dirigente comunal de una parroquia de Pontevedra que prefiere mantenerse en el anonimato para evitar problemas. «Ocorre a veces que che pasa unha moto polo medio do monte e resulta que abre un rego na terra. Parece pouca cousa, pero trae detrás algo terrible. O rego acaba converténdose, coa choiva, nunha escorrentía. A auga esa que corre monte abaixo vai a parar a algunha pista e chega con tanta forza que a acaba rebentando. O que custa volvela a facer, xa non só en traballo, senón en euros, é tremendo. Polo tanto, todos os comuneiros tratamos de concienciar á xente de que polo medio do monte non se debe andar con quads ou motos causando estragos, e incluso indo polas pistas se fai dano», indica. Lo que dice este comunero anónimo lo repiten, en realidad, con nombres propios desde comunidades de montes como Mourente, Salcedo, Campañó y algunas otras. Todas están de acuerdo en que sí o sí hay que poner freno al uso de estos vehículos para intentar proteger las pistas y las plantaciones. ¿Qué se está haciendo para lograr ese objetivo? Sobre todo, colocar carteles y concienciar a los aficionados a quads o motos de la necesidad de preservar los recursos.

La situación no es igual en todas las comunidades. Las hay más y menos activas a la hora de intentar regular el paso de vehículos por el monte. Desde Campañó indican que la comunidad, sobre todo, está a expensas de las labores que haga el Seprona en este sentido. Desde Mourente, Xosé Morgade señala lo siguiente: «Hai quen pensa que se compra un quad é para andar polo monte e punto. E iso non é así, porque hai determinados días e determinadas zonas, con risco de incendio, no que xa está prohibido o seu uso. No noso caso temos carteis e ampliarémolo porque claro que é un problema que nos preocupa».

En Salcedo, lo tienen clarísimo. Ellos tienen carteles en todas las entradas del monte. No solo alertan de que no se debe circular con quads o motos, sino que incluyen los coches. ¿Por qué? Por una cuestión clara: porque quieren que el monte se pueda disfrutar a pie, en bicicleta y sin ruidos de motor de por medio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Los comuneros tratan de poner coto a la proliferación de motos y «quads» por el monte