La feria se hará grande el domingo

El Concello asume la gestión del mercadillo y 80 ambulantes ya pagaron para poner puestos


pontevedra / la voz

El mercadillo o la feria de Barro destaca por dos cosas. Por un lado, quizás por celebrarse en domingo y en horario vespertino, fue durante un largo tiempo uno de los más populares de la comarca de Pontevedra. Y, por otro, también fue protagonista de numerosas polémicas a cuenta de su gestión que, dicho sea de paso, hicieron mella en su popularidad. El Concello, que es quien ahora toma las riendas de la feria sin intermediarios de por medio, tal y como ayer explicaba el alcalde, Xosé Manuel Fernández Abraldes, quiere hacer una especie de borrón y cuenta nueva. O no tanto. Simplemente, busca gestionar con rigor la feria y que los ambulantes que se instalen paguen una tasa al erario público, tal y como hacen en el resto de municipios. Poner en orden las cosas llevó su tiempo. Y, ahora, está todo listo para pasar a la acción. El domingo, de hecho, es el gran día. La feria, en esa jornada, ya será de gestión municipal. Se espera que se haga grande, ya que ahora están acudiendo pocos comerciantes y, para ese día, ya pagaron para poder montar nada menos que unos 80 vendedores. Es más, se espera que al final concurran unos cien puestos.

Xosé Manuel Fernández Abraldes reconoce que el mercadillo tiene una importancia grande para Barro. De ahí que el Concello esté centrando sus esfuerzos en revitalizar la feria: «Agora mesmo estamos centrando a nosa actividade en poñer en camiño a feira para que as cousas se fagan ben, e non haxa problemas», especificó ayer el regidor.

Contrataron seguridad

Aunque se prevé que la feria del domingo discurra con normalidad, como se trata de una nueva gestión, se contrató seguridad para la cita. Asimismo, va a haber personal municipal para ayudar a los vendedores ambulantes a identificar la zona donde tienen que montar. Fernández Abraldes explicó que se va a dejar un metro de separación entre cada puesto. Y que Barro tiene a disposición para el mercadillo un total de 900 metros lineales en el entorno de O Pazo.

El Concello señala que la gestión municipal del mercadillo es algo que debería haberse hecho desde el principio, como ocurre en otros muchos municipios. Y destaca que, con esta fórmula, a las arcas públicas recibirán más dinero en un solo trimestre de lo que pagaba antes todo el año la entidad a la que se le había adjudicado la gestión.

El Ayuntamiento confía en que la nueva gestión sea un acicate tanto para los vendedores como para el público y que la feria se revitalice. Señalan fuentes municipales que, al contar con un número tan elevado de ambulantes, la variedad de puestos es enorme. Por tanto, las posibilidades de encontrar gangas y ofertas se multiplica por varias cifras.

Continúa el horario de tarde

Por mucho que cambie la gestión, lo que seguirá invariable es el horario del mercadillo. Será, como manda la tradición en Barro, los domingos por la tarde. El Ayuntamiento considera que hacerlo en horario vespertino es algo singular, ya que apenas hay ninguna otra feria así en Galicia. Además, de ser por la mañana y en domingo, competiría con otro de los mercadillos fuertes gallegos: el de Padrón. Por tanto, dentro de tres días, cita con la renovada feria en Barro, donde esperan que el tiempo juegue a favor y luzca el sol para que el público pueda disfrutar y, de paso, comprar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La feria se hará grande el domingo