«Galicia es un lugar en el que se vive mucho el balonmano»

El técnico catalán inició ayer un programa formativo en el que participan algunas de las promesas gallegas


Jordi Ribera (Sarria de Ter, 1963) inició ayer en el Colegio Los Sauces una visita a Pontevedra en la que está compartiendo su dilatada experiencia al tiempo que conoce a las promesas del balonmano gallego. Tras menos de medio año al frente de la selección española absoluta, el técnico gerundense, que anteriormente dirigió a Argentina y Brasil, llegando con este último a cuartos de final en los pasados Juegos de Río, hace un primer balance de su nueva etapa, traza las líneas básicas de su proyecto y da su visión sobre la situación del balonmano gallego.

-¿Cómo valora sus primeros meses como seleccionador nacional?

-Hemos jugado siete partidos del Mundial, dos de clasificación y tres amistosos, y solo hemos perdido uno, por la mínima [el duelo de cuartos de final del Mundial frente a Croacia]. El balance es positivo, aunque si valoramos el resultado del Mundial, es evidentemente que todos queríamos estar en la lucha por las medallas. Pero como entrenador no me puedo quedar solo con ese resultado sino en lo hecho en esta etapa, y el equipo ha tenido muy buena actitud en todos los partidos.

-Introdujo cinco caras nuevas en el Mundial. ¿Ha sido el inicio de una transición necesaria?

-Está claro que hay un grupo de jugadores que cualquier seleccionador elegiría, y luego otro grupo que ya depende del criterio de cada entrenador. Nosotros optamos por algunos cambios, con jugadores que evidentemente no tenían la experiencia de otros, y creo que dieron un nivel bastante bueno. Los jugadores con más experiencia, que son necesarios para mantener un nivel alto, también cumplieron. Así que puedo decir que estoy bastante satisfecho con el rendimiento de todos.

-¿Dirigir la selección española le supone una mayor presión que hacerlo en Argentina o Brasil?

-No lo creo. En cualquier selección debes cumplir unos objetivos. En Brasil era crear un equipo competitivo y se ha cumplido, entrando por primera vez en los cuartos de unos juegos olímpicos. España ha sido campeona del mundo y todo el mundo quiere mantener ese nivel. Pero hay que ser consciente de que el resto de equipos también crecen. Nosotros estamos pasando un momento difícil, pero seguimos teniendo un grupo de jugadores que permiten soñar con estar en lo más alto. Y eso es lo que vamos a intentar.

-Estos días está en Pontevedra trabajando con jugadores de base. ¿Hay mimbres para el futuro?

-A todos nos gustaría que los resultados fuesen inmediatos, pero eso es imposible. Estamos en una sociedad que quiere todo de hoy para mañana, pero hay cosas que requieren una evolución. Cuando miramos hacia abajo, hay jugadores que pueden posibilitar un cambio generacional, pero hay que dotarlos de buenos entornos para que puedan mejorar y ofrecer ese relevo.

-¿Qué opinión le merece el balonmano gallego?

-Es una zona privilegiada en el balonmano. Hay que pensar que hace unos años había cuatro equipos en Asobal, algo que dudo mucho que ninguna otra comunidad lograse alguna vez, y eso hace referencia al nivel del balonmano gallego. Ahora el Cangas es el referente en Asobal y todo apunta a que el Teucro estará el año que viene, lo que demuestra el buen nivel del balonmano gallego sin olvidar a los equipos de Plata o Primera Nacional que refrendan que este es un lugar en el que se vive mucho el balonmano.

Votación
3 votos
Comentarios

«Galicia es un lugar en el que se vive mucho el balonmano»