La única residencia con convenio con la Universidade cierra por jubilación

La Peregrina, que abrió en 1993, tiene colgados carteles informando de su situación


pontevedra / la voz

A principios del curso académico, sonó la primera alarma. La Peregrina, la única residencia de estudiantes de la ciudad que tiene convenio con la Universidade de Vigo -hay otra pero pertenece a Afundación, y no tiene acuerdo con la UVigo- no estaba operativa, en principio, por obras, según habían indicado desde el propio establecimiento, que también era hotel. Pero los carteles que actualmente cuelgan en el edificio hablan de otra cosa: cierre por jubilación, anuncian los letreros. Desde la UVigo indican que, efectivamente, no cuentan con la residencia para este curso. Pero no pueden precisar todavía qué ocurrirá más adelante. Las web del establecimiento, tanto la de la residencia como la del hotel siguen abiertas. En concreto, la que es específica del alojamiento para universitarios incluso incluye una ficha para poder pedir plaza, como antes de que cerrase el edificio. Eso sí, los teléfonos fijos que antes estaban operativos ahora no dan señal. En el inmueble invitan a mandar un correo para contactar con los dueños. Este periódico intentó sin éxito hacerlo.

Distintas fuentes aludían ayer al cierre por jubilación e incluso a que la residencia y hotel La Peregrina podrían estar en venta. Pero ese último extremo no pudo ser confirmado con los dueños de este alojamiento ni con la Universidade de Vigo. Lo que sí está claro es que en el inmueble no hay actividad actualmente y tampoco movimiento de obreros.

¿Qué significa que cierre la única residencia para estudiantes con convenio con la Universidade? El hecho de que tenga acuerdo con la UVigo indica que los alumnos pueden intentar pedir una beca para costearse el alojamiento en ella. No se trata de una estancia pública, sigue siendo privada, pero al menos existe esa opción de solicitar la ayuda. Cabe recordar que el campus pontevedrés, al revés de lo que ocurre con los de Vigo y Ourense, no tienen residencias adscritas a la Universidade.

Empiezan a pedir plazas

Aunque todavía quedan meses por delante para que termine el curso y los universitarios empiecen a buscar alojamiento para el siguiente, algunos sí han llamado ya a la única residencia de Pontevedra actualmente operativa, la de A Fundación, solicitando plaza para el año que viene. Quizás lo hagan con tanta anticipación a sabiendas de que, actualmente, es la único establecimiento de estas características que sigue abierto en la ciudad.

Precisamente, el director, Óscar Álvarez, señalaba ayer que a inicios de este curso estaban al 100 % de ocupación. Ahora mismo tienen alguna habitación libre porque es habitual que a lo largo del año algún alumno cause baja bien porque deja la carrera o por otro motivo, pero que lo normal es estar llenos. Álvarez indicaba también que la residencia que dirige, cuenta actualmente con 129 plazas. Dispone de 41 habitaciones individuales y otras 44 dobles, todas ellas exteriores. Ofrece pensión completa los siete días de la semana y lleva funcionando casi 50 años. No en vano, abrió sus puertas en 1969 y los primeros alumnos que vivieron en ella fueron de bachillerato, de oficialía y maestría y también algunos universitarios que cursaban magisterio. Es común que en ella compartan habitaciones alumnos de distintas comunidades así como de diversos países. Actualmente, en la residencia hay estudiantes de Colombia, México, El Salvador, Argentina y Portugal.

La otra instalación para universitarios en la ciudad, de Afundación, mejora sus dependencias

Abierta desde el año 1968, la residencia de estudiantes de A Fundación en Pontevedra lleva un tiempo intentando modernizar sus espacios. Para cuestiones económicas y para no interrumpir la actividad, en cada período vacacional, aprovechando que los universitarios se marchan a sus casas, se van remodelando algunas habitaciones. Fruto de ellos es que ya hay estancias con el suelo impoluto, los cuartos de baño mejorados y, en general, la estética más actualizada. También se fueron realizando mejoras en las aulas de estudio, para adecuar algunas a las necesidades de los alumnos de Bellas Artes, o se introdujeron comodidades en los espacios comunes como las salas de la tele, donde antiguamente se jugaba a las cartas y ahora es más común ver a los alumnos con sus ordenadores.

Desde Afundación señalaban que este curso la residencia tiene una novedad. Acoge en algunas de sus habitaciones a alumnos del Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa (Ieside), que nació en abril de 2016 como una apuesta de Abanca en colaboración con Afundación para potenciar la cooperación entre la empresa y la universidad. En este contexto, en verano, en la residencia pontevedresa estuvieron alojados un grupo de 15 estudiantes chinos que cursaron, desde julio hasta septiembre, un programa intensivo de dirección de empresas y relaciones internacionales.

Por otra parte, la residencia de A Fundación también cuenta con un amplio salón de actos en el que se celebran habitualmente reuniones de distintos colectivos que lo alquilan.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Comentarios

La única residencia con convenio con la Universidade cierra por jubilación