Las grabaciones íntimas de Elvis y su amigo de «Leaving Las Vegas»

El auditorio de Afundación acogerá el viernes 26 el musical «Elvis vive», un homenaje del actor Greg Miller


Pontevedra / La Voz

Greg Miller asegura que habló un centenar de veces con Elvis Presley por teléfono. De todas ellas, dice que tiene muchas grabadas, de modo que en las entrevistas que ha ido concediendo a lo largo de los últimos años con motivo de los diferentes espectáculos que ha presentado, va haciendo pequeñas concesiones y revelando pequeños secretos sobre El Rey del Rock. «El 14 de agosto de 1977, dos días antes de su muerte, hablé con él casi una hora y media. Estaba sentado fuera de casa, en su jardín, y me habló de unos sueños que tuvo unos días antes con su madre y cómo se reunía con ella. Después de la llamada Elvis hizo una grabación y se la envío a su secretaria para que me la hiciera llegar cuando él muriera», contaba en una de ellas en el 2011. Y, aunque se resiste a revelas las más privadas, su nuevo show sí incluye algunas de ellas.

El considerado mejor imitador del maestro del movimento de caderas llegará a Pontevedra el viernes 26 con su nuevo show, Elvis vive, en el que cuenta con la colaboración de The Jailhouse Band, la banda Tributo al músico de mediados del siglo XX que tantos oídos y corazones revolucionó. Las entradas, que pueden adquirirse a partir de 22 euros, contarán con descuentos si se compran a través de clicentradas.es.

Reflejado en el niño

Miller conoció con 10 años a Elvis, cuando su madre lo llevó a verlo a uno de sus conciertos, en San Diego. Él asegura que entre ambos se produjo una conexión en ese momento que se mantendría durante el resto de sus vidas. El pequeño admiraba al artista, y este envidiaba de alguna forma la vida que llevaba el joven Greg, con su escuela, su novia y sus rutinas, y le dijo que se veía reflejado en él cuando era niño.

Con el paso de los años el fan se convirtió en actor, y llegó a actuar en la famosa película Leaving Las Vegas junto a Nicolas Cage y Elisabeth Shue. Pero su devoción ya había sido ocupada en su totalidad por el Rey del Rock, y fue a este al que dedicó gran parte de su carrera profesional. Tras dos décadas imitando a Elvis, Miller se ha ganado la imagen que siempre lo dibuja con un traje blanco y dorado y un marcado tupé de color negro.

Su familia, reconoce, sabe cuál es su pasión, y la respeta. Ahora le toca ganarse la admiración y los aplausos de los espectadores pontevedreses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las grabaciones íntimas de Elvis y su amigo de «Leaving Las Vegas»