El 2016, un año para recordar

La prorroga de Ence; Rajoy «persona non grata»; el acuerdo para el Gran Montecelo, el incendio en La Moda Ideal y el récord de turistas y peregrinos, principales titulares


La prórroga que blinda la permanencia de Ence en la ría hasta 2073 ha sido, a mi juicio, la noticia más trascendente de la actualidad pontevedresa durante el año que termina. Tanto por su importancia intrínseca como por las repercusiones que seguirá generando. Alguna, en fragua, tan polémica como la presumible prórroga que se está gestando a favor de la continuidad de Elnosa. Otras son políticas, fomentadas desde una decisión que adoptó un Gobierno en funciones, en minutos de descuento antes de una disolución del Parlamento, y para colmo pésimamente comunicada. Tanto por las formas como por el fondo alimentó una reacción contraria que el Concello catalizó en la declaración como persona non grata del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy que respaldaron en un pleno municipal PSOE, Marea y BNG. Semejante acuerdo escoció en el PP. En particular al destinatario final, quien ha confesado que le dolió una decisión tal en su propia ciudad. No obstante Rajoy ha seguido viniendo con normalidad a Pontevedra, ahora de nuevo como presidente del Gobierno sin que haya saltado ninguna costura.

Quien cada fin de semana vuelve a casa con normalidad es Ana Pastor, flamante presidenta del Congreso de la nación. Su ascenso a la tercera magistratura del Estado corona una fidelísima carrera política siempre al lado de Rajoy. Su salida del Ministerio de Fomento ha dejado huérfano al Concello de Pontevedra de su mejor aliado en Madrid, lo que obligó a Miguel Anxo Fernández Lores a redireccionar la política de convenios hacia Santiago. Después de la reelección de Alberto Núñez Feijoo, el alcalde se puso a disposición por carta y aguarda por diversas inversiones. La más importante sería, sin duda, la solución al déficit sanitario que se pretende resolver con la ampliación del Hospital Montecelo. El giro que decidió Jesús Vázquez Almuíña archivando la megalómana idea del nuevo hospital en Monte Carrasco ha restaurado un buen nivel de interlocución con el Concello que se materializó en el «pacto de Mugartegui» que garantiza la ejecución del Gran Montecelo, según el documento de 6 folios firmado por Feijoo y Lores en lo que fue una de las imágenes del año.

Otra de las instantáneas del 2016 acaba de ser la abstención de los concejales de Marea que han salvado in extremis al alcalde nacionalista de tener que someterse a una cuestión de confianza para aprobar el presupuesto municipal para el año inminente. Tan notoria ha resultado esta alianza coyuntural como manifiesta la incapacidad demostrada durante los meses anteriores por el gabinete del BNG para llegar a algún tipo de acuerdo con los restantes grupos políticos de la corporación.

El «modelo de cidade» ha seguido cosechando reconocimientos internacionales durante 2016. El más reciente en China. En un viaje que no estuvo exento de algún matiz polémico y cuyo coste económico aguardemos que sea revertido con réditos en proyección e imagen en el país más habitado de la Tierra. La fórmula que sin duda ha llevado a Lores y equipo a convertirse en los reyes del mambo durante cinco legislaturas, sigue demostrándose rentable, aunque reitero que pueden caer en el ensimismamiento que ya hemos comentado en alguna ocasión anterior. Una de las decisiones que más riesgo conlleva se acaba de materializar: la eliminación de los vigilantes que señalizaban los cruces en los diversos itinerarios de los Camiños Escolares. Los monitores no estarán cuando los chavales vuelvan a clase después de las vacaciones navideñas.

El 1 de febrero de 2016 ya es una fecha inolvidable para miles de pontevedreses que aquella noche temieron una destrucción como la que arrasó la zona vieja de Lisboa. Por tres veces en los últimos 36 años, el fuego amenazó severamente el centro histórico de Pontevedra. Y de nuevo los Bomberos evitaron un peaje dramático en vidas humanas y más edificios que los directamente afectados por el incendio del edificio de finales del siglo XIX donde se asentaba La Moda Ideal, con el colapso del inmueble y la destrucción total o parcial de varios establecimientos comerciales. La actuación de los Bomberos fue objeto de debate pero las opiniones de los entendidos concluyeron que las decisiones adoptadas fueron las correctas con los medios y efectivos que pudieron disponer.

El 2016 ha sido el año en que la España institucional del deporte ha caído rendida, por fin, ante los méritos acumulados por nuestro convecino Javi Gómez Noya cuyo incontestable palmarés mereció la concesión del Premio Princesa de Asturias, galardón que faltaba en su palmarés y que algo habrá paliado la tristeza por la ausencia en los Juegos de Río debido a una inoportuna lesión.

Y por último el 2016 ha sido un año de récord turístico tanto en visitantes como peregrinos lo que ha reforzado la importancia del sector en el PIB pontevedrés. Esta ciudad, como hito del Camino Portugués ha recibido a 55.000 peregrinos que generaron un impacto económico próximo a los 2 millones de euros ya que la mayoría hicieron escala en hoteles pues solo 11.000 caminantes pernoctaron en el Albergue.

Aún resta por conocer qué cuota -sin duda muy importante- de los 4,7 millones de turistas que recibió Galicia, optaron por el eje Pontevedra-Rias Baixas que ha vuelto a acreditarse como un destino cada vez más concurrido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El 2016, un año para recordar