Rebajas en plena Navidad para dar oxígeno a las ventas

La irrupción del Black Friday, las grandes áreas e Internet están desbaratando la campaña navideña en las tiendas locales

.

pontevedra / la voz

¿Ustedes vieron el día de perros de ayer, el cielo totalmente encapotado, la lluvia torrencial que apareció por momentos y el frío que hizo? Pues idénticas sensaciones a esas que dejaba la climatología tenía uno cuando iba, tienda por tienda, a preguntar cómo transcurre la campaña navideña, el período en el que el comercio se lo juega todo. «Va muy floja», «esto está muy triste», «no hay forma de animar a los clientes a comprar», eran las frases que se escuchaban en boca de numerosos responsables de establecimientos de textil, calzado, complementos, jugueterías o joyerías. Ni uno de los más de veinte consultados respondía con alegría. ¿Por qué? Cada uno hacía su diagnóstico, pero todos coincidían en lo que señalaba Maite Fernández desde su zapatería: «El consumo sigue muy reducido, la gente no gasta. Encima el Black Friday supuso una revolución en las ventas, la gente compró ahí y ahora espera a las rebajas. Y, por supuesto, está la competencia enorme que tenemos de grandes cadenas y también Internet», señalaba esta empresaria pontevedresa.

El comercio local, aunque se lamenta, no se está quedando solamente en la resignación. Ante la pobre campaña navideña, se están adelantando las rebajas para intentar dar calor a las ventas. Hay descuentos de hasta el 50 % en algunas tiendas, aunque eso en algunos casos implique «casi, casi perder dinero», tal y como señalaban desde algunos establecimientos. Los comerciantes insisten en una cuestión: el consumidor está ya totalmente acostumbrado a los descuentos y, sin ellos, no compra. Isabel Lema, de Isabelle Boutique, que tiene al 30 % todas las prendas de abrigo, señalaba: «La economía de la gente sigue mal, no se consume. Y además ahora parece que siempre son rebajas, no queda más remedio que poner ofertas. Aún así cuesta vender».

¿Influyó el tiempo?

Algunos comerciantes señalan que el hecho de que hasta ahora no hizo apenas frío también ralentizó las ventas de prendas de invierno. Pero otros creen que el problema no está ahí: «Siempre se le echa la culpa al tiempo, pero nada de nada. La gente necesita medias, camisetas y demás igualmente, pero se van a grandes superficies, con las que nosotros en precio no somos capaces de competir», señalaban desde la lencería Isolina Sobral.

Competencia por todas partes. De esto mismo hablaba Pilar Rodiño desde Disney Pontevedra. Ella abrió su establecimiento en el año 2006, cuando a la crisis le quedaba poco para instalarse en el ambiente. Cuenta lo siguiente: «Los primeros años, aunque siempre fueron complicados, yo estuve contenta. Pero yo creo que en los últimos tiempos las cosas están más difíciles, que la crisis se sigue sintiendo». Espera que los últimos días de la campaña navideña se animen las ventas. Esa misma esperanza la hay en otros negocios. En algunos empezaron a hacer ofertas del lleve tres y pague dos. En otros hacen descuentos a familias numerosas... Las rebajas están en marcha.

Votación
0 votos
Comentarios

Rebajas en plena Navidad para dar oxígeno a las ventas