Renovarse para no morir de éxito

Siempre son de agradecer los nuevos reconocimientos al «modelo de cidade», pero el gobierno municipal debería hacer revisión para paliar carencias


El «modelo de cidade» pontevedrés sigue cosechando reconocimientos por el mundo adelante como esta semana ratifican los viajes de representantes municipales a China e Italia. Y ganando adeptos. Es el caso de la capital del Estado español, como evidencian las medidas de peatonalización que se acaban de aplicar en la Gran Vía que confirman que la alcaldesa de Madrid quiere incentivar políticas de calmado del tráfico.

No es casual. Manuela Carmena comprobó personalmente en Pontevedra las bondades del «modelo». Fue en 2013, con motivo de asistir a la Semana Galega de Filosofía.

Metrominuto y Tonucci

En Shenzhen, una mega urbe china de más de 10 millones y medio de habitantes, el alcalde Miguel Fernández Lores explicó el Metrominuto, el mapa peatonal de la ciudad que ahora está a punto de digitalizarse mediante una app que se aguarda para 2017.

En Italia fue César Mosquera quien acudió a los actos conmemorativos del 25 aniversario del proyecto Ciudad de los Niños, la obra cumbre de Francesco Tonucci que inspiró el modelo pontevedrés. Por cierto, en uno de los discursos que pronunció el concejal Mosquera en aquel país, afirmó que las políticas de restricción del tráfico rodado «se pueden aplicar en tres años, no es preciso mucho más tiempo para conseguir buenos resultados».

La afirmación no deja de ser curiosa pues sí la tomáramos al pie de la letra, la mayoría de los cambios que se realizaron en Pontevedra entre 1999 y 2002 bastarían, cuando todos somos conscientes de que el «modelo» ha seguido creciendo, a veces con tiranteces durante estos 17 años. Y que se anuncien nuevas medidas, como la peatonalización del puente del Burgo o la extensión de los «lombos», confirman que aún queda labor.

«ITV» para mantener el nivel

Es fundamental que el gobierno municipal evite caer en la autocomplacencia. El «modelo de cidade» necesita de una revisión que arroje las correcciones precisas para mantener el nivel de excelencia. Lo contrario, solazarse, hacer oídos sordos a peticiones de mejoras, conduciría a los peligros de «morir de éxito».

Por ejemplo: disponemos de un maravilloso circuito peatonal entre la avenida de Marín, el paseo de Orillamar, la Xunqueira e Illa das Esculturas. Kilómetros para disfrutar de caminar. Si a los hombres les viene un «apretón», se alivian detrás de cualquier árbol. Pero ¿y las mujeres? No se dispone de un solo urinario, WC público o similar en todo ese circuito. Ya no solo en ese itinerario; en la ciudad carecemos de tal servicio desde que se clausuraron los baños públicos contiguos al viejo Consistorio y los quioscos de Cogami que había en varias plazas. Negar esta carencia bajo el argumento de que «no hay demanda vecinal», es de una pobre terquedad.

El Concello ha hecho mucho por la supresión de barreras arquitectónicas. Pero hay una manifiesta asignatura pendiente: el Teatro Principal, lugar de celebración de los plenos municipales y de numerosos actos públicos. El acceso principal es una escalera imposible para sillas de ruedas. Y subir o bajar del patio de butacas al escenario, otro imposible con semejantes escalones. Ya sé que me dirán que las personas con movilidad reducida pueden acceder por una puerta lateral. Pero no basta. En el mismo acto reciente que compartí con una de las concejalas del gobierno municipal, directivas de la Asociación de Enfermos Neuromusculares no entendían que un Concello tan sensible a estos problemas, mantenga semejantes barreras.

Y por citar otra corrección urgente: sigue sin resolverse el problema con la circulación de ciclistas a contramano, por calles y aceras poniendo a prueba a conductores y peatones. Salvo alguna multa anecdótica de la Policía Local, se constata una anarquía general.

Tu ayuda es el mejor regalo

El próximo sábado día 17 se llevará a cabo en la Plaza de la Peregrina una recogida solidaria de recursos a favor de la Protectora de Animales Os Palleiros que se encarga del cuidado de los cientos de perros que anualmente son abandonados y acaban en la «canceira» de Campañó. ¡Del orden de medio millar de canes cada año! La captación de recursos (pienso, material de limpieza, fármacos y otros consumibles que necesitan a diario) se realizará durante gran parte del día, a través de una carpa y con presencia de algunos de los «peludos» destinatarios de esa solidaridad.

La iniciativa parte de un grupo de alumnos de 4º de Xornalismo de la Universidad de Santiago (entre ellos, mi hija Valeria) con motivo del trabajo que les encargaron para la asignatura de Estrategias y Planes de Comunicación, buscando apoyar una causa sentida entre la ciudadanía.

El lema que eligieron refleja esa conexión: «Tu ayuda es el mejor regalo» y la iniciativa ha sido abrazada desde el minuto uno por Gloria Cubas y los 40 voluntarios de la oenegé animal siempre tan necesitada de generar recursos mediante el apoyo de socios y de cuantos simpatizamos con ellos. No podemos olvidar que pese a los 27.000 euros anuales que el Concello de Pontevedra otorga por convenio a la asociación por el cuidado de la perrera municipal, esos fondos son manifiestamente insuficientes pues se requiere el triple de esa cantidad para atender las necesidades que producen el centenar y medio de perros que normalmente cuidan hasta lograr su adopción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Renovarse para no morir de éxito