El PP votará «no» al presupuesto

Moreira cree que el gobierno «no ha cedido lo suficiente» para llegar a un acuerdo


Pontevedra / La voz

Tres jornadas de reuniones, alguna de ellas de cerca de tres horas de duración, han devuelto al gobierno local de Pontevedra (BNG) y al PP al punto de partida: no habrá apoyo del principal grupo de la oposición, ni siquiera un voto en blanco, al proyecto de presupuesto municipal para el 2017. Aun cuando el borrador de presupuesto ni siquiera está cerrado, ni ha sido debatido en comisión, ya son tres de los cuatro grupos de la oposición -PP, Marea Pontevedra y Ciudadanos-, los que han anunciado que votarán en contra.

El portavoz popular, Jacobo Moreira, cree que el gobierno local «no ha cedido lo suficiente» a las demandas de su grupo. Si bien desde el PP se reconoce que las reuniones mantenidas con el BNG fueron cordiales, hubo diálogo fluido «sobre una gran cantidad de cosas» y fueron productivas, lo cierto es que no llegaron a encontrarse puntos de encuentro con la suficiente entidad como para que el principal grupo de la oposición facilitase la aprobación del presupuesto.

La principal diferencia entre PP y BNG está en la demanda de los primeros de aplicar una rebaja fiscal. Los de Moreira pedían tocar el IBI, que supone una recaudación efectiva por encima de los 16 millones de euros. «Pedíamos bajar un 10 %, lo que serían 1,6 millones, pero nos hubiéramos conformado con que recortasen un millón», apuntó ayer Moreira.

La respuesta del gobierno local fue que no se toca el IBI - «porque facelo sería unha gamberrada», indicó ayer el concejal de Facenda, Raimundo González Carballo- y se propuso a cambio anticipar al primer trimestre del 2017 un recorte en la tasa de basuras cifrado en unos 400.000 euros anuales. Se trata del recorte que el gobierno local vincula al plan de compost, y la oferta era hacer ya la rebaja, sin esperar a la implantación del nuevo sistema de gestión de basuras. Para el PP, no fue suficiente. «Solo nos ofrecen adelantar algo que ya está previsto. No hay ninguna cesión por su parte», insistió Moreira.

Otro asunto clave para el PP era la devolución de lo cobrado a los vecinos del rural que tuvieron que pagar la tasa de alcantarillado pese a no estar sus viviendas conectadas a la red. Ahí el BNG proponía «estudar a posibilidade da devolución, conxuntamente cós técnicos municipais e có PP», indicó González. Sin embargo, Moreira no ve un compromiso claro «sino más bien una maniobra para dilatar la cuestión, obtener nuestro apoyo al presupuesto y luego olvidarlo».

La tercera pata principal del PP para la negociación, facilitar la participación ciudadana en la elaboración del presupuesto, sí se habría cumplido, con matices, al facilitar el gobierno local el borrador a las federaciones vecinales y aceptar buena parte de sus propuestas. Pero «la cerrazón del BNG» ante la petición de rebaja fiscal y la devolución de lo que el PP denomina «timo del alcantarillado» fue lo que decantó finalmente la decisión hacia el rechazo definitivo al presupuesto.

Y eso que el propio portavoz del PP afirmaba la semana pasada que «es mejor tener un mal presupuesto que no tenerlo». Aquella filosofía quedará un año más relegada. «Estábamos dispuestos a asumir un mal presupuesto, pero no hemos encontrado las contrapartidas necesarias», concluyó Moreira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP votará «no» al presupuesto