Los lobos acechan al ganado pontevedrés a plena luz del día

Cuntis y Moraña han sufrido perdidas en sus explotaciones las últimas semanas


Pontevedra / la voz

Lo que en su día resultaba difícil de creer se ha vuelto una tónica habitual en la comarca de Pontevedra. Los avistamientos de ejemplares de lobos son ya un denominador común para diferentes zonas del rural. Cuntis y Moraña han sido los últimos concellos en recibir la inesperada visita de una especie que encuentra en fincas cerradas y explotaciones fácilmente accesibles para ellos, un auténtico buffet libre para su disfrute.

La parroquia de Troans sufrió un ataque de cánidos hace poco más de una semana. ¿El resultado? Varias cabezas ovinas muertas. Los ejemplares, presumiblemente, vivirían en el entorno del monte Xesteiras y bajarían ladera abajo para alimentarse al faltarles el alimento en su territorio. En las aldeas cuntienses encuentran una manera muy sencilla de paliar su hambre, para infortunio de los dueños del ganado, que descubren de madrugada o al día siguiente, el peculiar banquete.

El ataque fue puesto en conocimiento de la Consellería de Medio Ambiente, que mandó un agente a la zona para constatar los daños causados y abrir un expediente. Por el momento, vecinos y cazadores permanecen a la espera de nuevos datos. «O certo e que non se sabe nin cantos lobos hai», explica Manuel Martínez, presidente de la asociación de caza de Portas, que también sigue con exhaustividad los avistamientos. «É un animal astuto, que pode atopar a maneira de entrar nos cercos perimetrais e acceder ao gando. Non é ningún segredo que nos últimos tempos a súa presenza aumentou. ¿O número? Habería que estudalo, o que si está claro e que cada vez están máis preto das casas e das estradas».

En un entorno salvaje, el lobo suele cazar venados, no tanto jabalíes, como índica Martínez, debido a la dificultad del lobo autóctono para ello. «O lobo que vive na nosa comarca prefire presas máis pequenas e menos perigosas. Non son lobos de gran tamaño nin que cacen en manadas como vemos nos documentais. Aquí temos unha especie que se o apreta a fame chegaría a tentar cazar un xabaril, pero asumiría un gran risco xa que o animal podería provocarlle graves danos. Sabendo iso, é normal que trate de buscar alimento noutros lados».

Este último fin de semana, en el concello de Moraña, en el entorno de Amil, otra explotación de ganado ovino sufría un nuevo ataque que acabó con la vida de varios animales. El lobo perpetúa sus muertes mordiendo el cuello de sus víctimas, haciendo que caigan contra el suelo. Posteriormente, la presa atacada muere por asfixia. En ocasiones el animal se alimenta o arrastra el cadáver a una prudente distancia para alimentarse. En otras, simplemente deja al animal herido, con graves daños, lo que lleva, más que probablemente, a la muerte del mismo.

Vecinos de Cuntis y Moraña afirman haber visto lobos no solo de noche -momento en el que suele ser más habitual su actividad- y señalan ataques a plena luz del día. Este último incidente, se produjo a primera hora de la mañana. «Non é vivir con medo, pero a ninguén lle gusta ter o lobo tan preto. É un animal salvaxe e aínda que soen fuxir, tampouco sabes como vai reaccionar de primeiras se te ve», reconoce un vecino de Amil. «O problema e que os animais que morren non se recuperan, e iso é así».

En Cotobade, un ganadero ha perdido este 2016, más de 30 animales, entre cabras y vacas.

Los cazadores temen la posibilidad de que se produzcan ataques a personas

Aunque el lobo suele ser un animal esquivo, el cambio de actitud a la hora de acercarse al entorno humano preocupa a cazadores y vecinos. «É certo que non pasou nada, e esperamos que non pase, pero a posibilidade dun accidente, ou dun ataque a unha persoa que tente protexer o seu gando está aí. ¿Quen terá a culpa logo?», explica el presidente de la asociación de caza de Portas.

El lobo está considerado una especie cinegética y en el caso de querer realizarse una batida en la zona se requerirá de un estudio medioambiental y de la aprobación de la Xunta para tal acción. «É moi difícil que se dea o caso. Mais que nada porque fai falta un estudo detallado e un control total da poboación de lobos. Se hai trinta e matas dous, non servirá de nada; se matas dous e hai dous, acabarás con toda a especie. Por outro lado, está a polémica que conleva o método».

Manuel Martínez señala que el lobo, en general, tiende a huir del ser humano por puro instinto, pero recalca que como cualquier animal, la reacción puede resultar imprevisible y su presencia alrededor de núcleos rurales no puede tacharse de ninguna manera de positiva, pues los ataques a animales domésticos se seguirán sucediendo.

En los últimos meses, diversas zonas y municipios gallegos han denunciado el aumento en la frecuencia de los ataques de esta especie de cánido hacia el ganado bovino y ovino. Entre las quejas del sector, se ha reclamado a la Xunta que actualice las indemnizaciones, contemple el lucro cesante y controle la superpoblación del lobo en caso de que se esté dando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los lobos acechan al ganado pontevedrés a plena luz del día