Pizza de caracol, helado de hierbas de San Xoán o licor de ruda... ¡Existen!

No hay puesto que no depare sorpresa; tapas de croquetas cuatro quesos, fabas de Lourenzá con pulpo... Para no parar de comer

.

pontevedra / la voz

Quienes estén a dieta estricta deberían mantenerse estos días bien alejados del Recinto Ferial de Pontevedra. De lo contrario, acabarán saltándosela. Aunque, eso sí, lo harán con productos tan exquisitos como sanos y naturales. Es directamente imposible elegir los mejores sabores de la Feira Etiqueta Negra Gourmet Galego e Innovación Inspiradora. Pero sí puede decirse que hay variedad para todos los públicos y sabores que suenan a nuevo... Quizás no tanto para los profesionales del sector, pero sí para el gran público. «Hay cosas maravillosas que yo no probara en mi vida», señalaba una viguesa que se acercó al certamen y que acabó comprando mermelada verde de pimiento de Padrón -de la que incluso hay una variedad que pica un pelín-. Un recorrido por los expositores deja a uno con el estómago feliz... Y con los ojos como auténticos platos.

Empecemos por lo que bien podrían ser primeros platos y aperitivos. ¿Probaron la pizza o la empanada de caracol? Pues los tiene en su expositor Do Gallo. Así como varios platos más con este ingrediente como protagonista y una novedad: latas de col gallega. Pasamos luego a probar unas tapas de esas con las que no hace falta manchar la cocina, que vienen preparadas. Degustamos las croquetas cuatro quesos o el pastel de pescado y marisco. Seguimos con los quesos... Los hay bien originales. Desde uno que lleva el membrillo incorporado en su textura a otro que está hecho con malta de cerveza pasando por la variedad de O Cebreiro, pero curado. Tampoco se pueden dejar de probar las fabas da Lourenzá con pulpo o con bacalao o unos mejillones con un escabeche bien suave. Todo ello puede combinarse con sorbitos. Bien sea de vino, ya que se exponen distintas variedades, como de licores. Los hay para todos los gustos. Desde uno de ruda a otro de licor café pasando por otro más de cereza. Y, si uno pasa por expositores como el de Pazo do Hermo, entonces no solo se fijará en los vinos... Sino en exquisiteces como los piquillos rellenos de chipirón o buey.

Pero, cuidado, que hay que dejar sitio para los postres. Se exponen y se venden cosas dulces por doquier. ¿Qué les parece un helado de hierbas de San Xoán, otro de licor café -sí, no solo Larsa apostó por ese sabor a la hora de elaborar un producto- o uno más de mantecado? ¿O mejor unas galletas artesanas de naranja o chocolate? ¡Y Mi má! No, no se crean que es una expresión de hartazgo. En Etiqueta Negra, Mi má es la marca de una empanada de manzana casera que María José Méndez decidió sacar al mercado al ver el éxito que tenía la receta de su madre. Tampoco faltan unas tartas de almendra, castañas y chocolate llegadas de Sarria o mermelada de mirabeles y cabello de ángel. Pasen y vean. O, mejor, pasen... Y prueben.

Votación
0 votos
Comentarios

Pizza de caracol, helado de hierbas de San Xoán o licor de ruda... ¡Existen!