Valía Oroza en los Princesa de Asturias

Setenta personas del CIFP, entre alumnos y profesores, participaron en el bufé que se sirvió en Oviedo


pontevedra / la voz

«Fue un servicio sencillo, pero por la importancia que tiene hay presión y tensión. Todo salió muy bien y los alumnos están muy emocionados y ahora ya relajados». La reflexión la hizo ayer el director del Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) Carlos Oroza de Pontevedra, Manuel Hermo. La comitiva, formada por setenta personas -62 estudiantes y 8 profesores- regresaba por la tarde a la ciudad en autobús después de participar en el bufé y en un cóctel que se sirvió en Oviedo con motivo de los premios Princesa de Asturias.

Y es que este año el acento gallego en el evento lo puso, además del triatleta Javier Gómez Noya, la familia del Carlos Oroza y un grupo de alumnos del CIFP Paseo das Pontes, de A Coruña. Para los pontevedreses está fue su tercera participación gracias a la invitación de la cadena hotelera Hotusa, con la que el centro tiene un convenio de FP Dual. Se trata de una modalidad de enseñanza que combina la formación teórica con prácticas en empresas. Además de Hotusa cuentan con el consentimiento de la Fundación Princesa de Asturias, que organiza el acto.

Los 62 estudiantes cursan el ciclo superior de Dirección de Cocina, el superior de Dirección de Servicios de Restauración o el ciclo medio de Servicios. Entre los docentes que los acompañaron en esta aventura estaban, entre otros, dos docentes de protocolo, la vicedirectora, Pilar Tallón, y el director, Manuel Hermo.

Aunque este es el tercer año en el que el Carlos Oroza pone su saber y su sabor en los premios Princesa de Asturias ningún alumno repite, salvo que se haya cambiado de ciclo, lo que no es habitual. Para los asistentes este viaje a Oviedo es de las actividades más valoradas a lo largo de todo el curso. «Su participación fue en un menú a base de productos asturianos ya cerrado por la jefa de cocina del hotel Reconquista, lo que hacen es incorporarse a ese equipo de trabajo en la preparación y el servicio posterior», explica Hermo.

En virtud del convenio con Hotusa, es la cadena hotelera la que corre con los gastos del desplazamiento y la estancia en Oviedo. Tanto en el cóctel previo que se sirvió en honor de los galardonados como en el bufé de ayer los alumnos del Carlos Oroza vistieron sus uniformes negros. Es la indumentaria que usan en las prácticas que realizan en el centro y también cuando salen al exterior.

¿Y en qué consistió el menú? Pues se empezó con un jamón Joselito Gran Reserva 2012 y unos quesos asturianos (Rey Silo, Cabrales, Porrúa, Varé ecológico y Tres Oscos). Siguieron los vegetales y crudités, y dos ensaladas: la Reconquista con manzana, cuscús y frutos secos; y la de pollo braseado al curry, tomates cherry y parmesano.

En esa tierra no podía faltar la fabada asturiana y un arroz con verduras frescas. Los platos de pescado y carne elegidos fueron taquitos de merluza a la romana con tomate cereza asado, y lomitos de lubina al horno tapenade. El sabor dulce en el bufé lo pusieron los mini carbayones, el arroz con leche y las mini brochetas de fruta.

Los chicos recibieron felicitaron de la cadena Hotusa y de la Fundación y, aunque no pudieron fotografiarse con los galardonas porque los tiempos están «muy marcados», vuelven con un gran sabor de boca. Tanto la dirección como los docentes del Oroza están satisfechos con la labor de sus alumnos, pero remachan que el día a día de la escuela les hace estar preparados para afrontar cualquier reto. Este fue al más alto nivel, con los reyes de España y las principales autoridades del país, en un bufé con más de 600 invitados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Valía Oroza en los Princesa de Asturias