Tráfico intercepta en la autopista a 37 peregrinos polacos en bicicleta

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil de Pontevedra denunció por la vía administrativa al promotor de la marcha dado el riesgo que se generó

26 sep 2016 . Actualizado a las 00:00 h.

La imagen, cuanto menos llamativa, no pasó desapercibida en la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, ubicada al paso de la AP-9 a su paso por la ciudad del Lérez. Sobre las nueve y media de la mañana de ayer, los agentes observaron atónitos cómo un grupo de 37 ciclistas transitaban por la autopista en dirección a Santiago. El destacamento de Tráfico desplazó tres patrullas que interceptaron a la comitiva cuando esta se encontraba a la altura de la parroquia pontevedresa de Campañó. Habían recorrido ya seis kilómetros.

Los agentes comprobaron que se trataba de unos peregrinos polacos que habían iniciado su periplo en bicicleta en Portugal y, tras haber circulado por la carretera N-550, en las inmediaciones de Pontevedra, accedieron a la AP-9 a través del nudo de O Pino, en el mismo término municipal pontevedrés. Acompañados por un vehículo alquilado en el país vecino, su intención no era otra que llegar, a lo largo de la jornada del domingo, a la capital de Galicia.

Dado que la siguiente salida, la de Curro, en Barro, se encontraba bastante lejos de este punto, desde la Guardia Civil se optó por recabar la colaboración de Audasa, concesionaria de la autopista, para que los ciclistas pudieran cambiar con seguridad de carril y retornaran, esta vez escoltados por las patrullas de Tráfico, a la ciudad del Lérez.