Mermeladas cocinadas desde Ribadumia a fuego lento con la mano de la abuela


Todas estas características hacen de las mermeladas de Mariquita de Azúcar, un producto muy especial que han decidido distribuir solo a determinadas tiendas gourmet. «Trabajamos con tiendas de Pontevedra, Vilagarcía, Santiago... Pero lo que procuramos es poner la mermelada en una o dos tiendas de cada zona para no saturar el mercado». El resto de las ventas tienen lugar a través de la página web.

Productos locales de calidad

Productos locales de calidad que llegan lejos gracias a las nuevas tecnologías. Así es que ambas emprendedoras coinciden también en la necesidad de actualizarse: «Lo importante es estar al día porque la tecnología está para hacer las cosas más sencillas y más rápidas. Tienes que estar en esa onda y aprovechar todo lo que la tecnología te ofrece», asegura Silvia Crespo. En el caso de Mariquita de Azúcar muchos de los esfuerzos están enfocados a tener la web y los perfiles de las distintas redes sociales constantemente actualizados, «si en cualquier momento un cliente se pone en contacto podemos resolver sus dudas automáticamente». Y ahí está otra de las claves de su éxito y una de las principales estrategias: el trato con los clientes. Las nuevas tecnologías permiten una comunicación continua y una respuesta inmediata que es imposible en los negocios tradicionales. El futuro en sus manos.

Sin colorantes ni conservantes

En el caso de Mariquita de Azúcar, Yolanda elabora el producto de la forma más artesanal, recuperando la receta usada primero por su abuela y después por su madre. Sin colorantes, conservantes o edulcorantes y con un cuidado proceso de selección y limpieza de la fruta antes de la cocción en olla de hierro, a fuego lento y en pequeñas cantidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mermeladas cocinadas desde Ribadumia a fuego lento con la mano de la abuela