El alto riesgo de incendio persiste en Pontevedra, Arousa y Deza

Solo tres municipios pontevedreses y dos arousanos escapan de esa catalogación


pontevedra / la voz

Pasaron diez años ya desde que la oleada de incendios más grande de la historia de Galicia quemó por los cuatro costados los montes de Pontevedra, Arousa y Deza. Una década después de aquel verano en negro, la Xunta continúa catalogando casi todos los municipios de estas tres comarcas como de alto riesgo de fuego. De estas manera, a tenor de los informes que pueden verse en el Pladiga o Plan de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais de Galicia, solamente tres municipios pontevedreses -Moraña, Cuntis y Campo Lameiro- y dos arousanos -Ribadumia y Pontecesures- se libran de esta catalogación. En el caso de la comarca dezana, todos los términos están en alto riesgo de incendio.

¿Qué significa que la Xunta meta a los concellos dentro de las zonas de alto riesgo de incendio? Que se podrán aplicar en sus montes restricciones y medidas preventivas. Por ejemplo, si el índice de riesgo diario, un indicativo llamado IRDI es alto o extremo puede llegar a prohibirse permanecer en la zona o transitar por los caminos rurales o forestales. Lógicamente, estar dentro de esta catalogación también implica que se vigilen más estas áreas en peligro.

Se caen Saiar y A Xesta

La Xunta no solo delimita qué concellos están en alto riesgo de incendio, sino que hace una lista de parroquias con alta actividad incendiaria. En ella incluye aquellos lugares de Galicia donde la cantidad de fuegos es considerable o donde las llamas actuaron con especial virulencia. En esta lista sí hay cambios importantes. El año pasado, en la comarca de Pontevedra figuraban en ella tres parroquias. Eran la de Saiar, en Caldas, A Xesta, en A Lama y San Xoán, en Poio. Actualmente, solo la tercera sigue clasificada como de alta actividad incendiaria. Algo similar ocurre en el Deza, donde varias zonas se caen de la lista pero a la vez entran otras dos nuevas, ubicadas en Dozón y castigadas una y otra vez por las llamas. En cuanto a Arousa, no tiene ninguna parroquia en esa tesitura. En las zonas de alta actividad incendiaria, como la de San Xoán de Poio se hará un seguimiento exhaustivo por parte de la Xunta y se intensificará la vigilancia.

Más allá de lo que señale el Pladiga, de la catalogación oficial, escuchar a distintos responsables de comunidades de montes hablar de cómo está el terreno ahora que el verano se acerca, deja a uno con una doble sensación. Por una parte, desde las comunidades hablan de que se mejoró, y mucho, con respecto al año 2006 en la gestión del monte mancomunado y que, aunque cada entidad es un mundo, en general se está actuando con cierto orden para hacer desbroces y demás. Pero también indican que el calor de los últimos días y el la lluvia anterior hicieron que esté creciendo una capa vegetal considerable. ¿Esto es peligroso? Depende. Lo importante es que se conserve la humedad. Si, el tiempo viene muy seco, lógicamente, sí puede ser un agravante.

Según Meteogalicia, de momento, no hay razón para preocuparse. Además de llevar varios meses de lluvias frecuentes, para hoy mismo la previsión es que vuelva a haber precipitaciones. Luego, parece que el agua dará una tregua y lucirá el sol.

Xosé Carlos Morgade es el secretario de la mancomunidad de montes de Pontevedra, una entidad que engloba a trece comunidades. Señala que es difícil decir cómo está el terreno porque «depende de cada colectivo». Pero cree que en términos generales la gestión del monte mancomunado mejoró en los últimos años, sobre todo por la plantación de árboles autóctonos. También, habla de algo que quizás sorprenda a los profanos en la materia de montes: «O terreo non ten que estar desbrozado para ter boa saúde, esa é unha falsa crenza», enfatiza.

Luis Piñeiro ejerce como tesorero en la mancomunidad de montes de Cea, de Vilagarcía, que controla más de 600 hectáreas de terreno. Cree que, en general, los comuneros mejoraron en la gestión del terreno. Pero critica duramente lo que pasa con el monte en manos privadas: «Falta que a Xunta lle meta man ao monte privado, que é o que realmente está mal e o que pon en perigo o noso ao colindar con el».

«O terreo non ten que estar desbrozado para ter boa saúde, esa é unha falsa crenza»

«Falta que a Xunta lle meta man ao monte privado, que é o que está realmente mal»

Mancomunidade de Pontevedra

Mancomunidade de Cea

San Xoán de Poio figura en la lista de las parroquias gallegas con alta actividad incendiaria

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El alto riesgo de incendio persiste en Pontevedra, Arousa y Deza