El balcón privilegiado sobre la ría que se ha convertido en párking

Enterrado el proyecto para hacer un gran espacio peatonal y de servicios marítimos, la zona está invadida de coches


pontevedra / la voz

Es uno de los espacios privilegiados de la fachada marítima de Pontevedra, pero, hoy por hoy, es un párking. Los muelles de As Corbaceiras los engloban la explanada hoy reconvertida en aparcamiento disuasorio, con 160 plazas, junto con el espacio destinado a escuela de piragüismo; el muelle donde se ubica el edificio en desuso de la Autoridad Portuaria; y la rampa de varada, también utilizada como estacionamiento por algunos conductores que tienen poco en cuenta que la oscilación de la marea puede hacer de lo que parecía una buena idea un desastre para el vehículo.

La zona no ha logrado integrarse en la ciudad, pese a que, a ambos lados, se extiende un popular paseo a lo largo de la orilla del Lérez. Tampoco ha conseguido convertirse en la estación marítima que se pretendía, como base de barcos de transporte en la ría a las playas o las Ons, aunque todo ello se llegó a diseñar, al menos, sobre el papel. El viario urbano que se pensó inicialmente para el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) ?ahora dormido en un cajón tras renunciarse a su tramitación? llegó a prevér la la construcción de un túnel para enterrar el tráfico en la avenida de As Corbaceiras.

Pero el proyecto que se tendría que negociar con Portos de Galicia y que se enmarcaba en un plan global de reordenación y recuperación de la zona portuaria de As Corbaceiras y su entorno nunca llegó a cristalizar.

El túnel comenzaría en la glorieta del cruce con Manuel del Palacio y saldría más allá de la plaza del Gremio de Mareantes y tendría algunas dificultades técnicas, ya que tendría que pasar por debajo del río de Os Gafos en su desembocadura. La idea era crear en la zona portuaria de As Corbaceiras ese gran espacio peatonal de ocio y servicios marítimos.

Sin embargo, hoy, el pantalán de embarque, aunque bien conservado, no tiene actividad, y los únicos «servicios marítimos» que alberga la explanada son los de algunas embarcaciones privadas y las piraguas de los piragüistas. La zona reservada a estos últimos y la de aparcamiento ha sido dividida con un enrejado provisional como el que se emplea para vallar obras, aunque el tránsito peatonal es posible en los extremos más cercanos al agua.

Carteles advierten de los peligros de caer con los vehículos al mar y acerca de la prohibición, aunque en ocasiones ignorada, de pescar en la zona.

Hace casi diez años ?en octubre del 2006? que se alumbró la idea de integrar toda la zona con la ciudad. Pero actualmente no se ha conseguido ni siquiera una transición adecuada en la zona del edificio de la Autoridad Portuaria, cuyos espacios están delimitados con una simple cadena para evitar el paso y con un desnivel notable con respecto al paseo. La integración de los espacios no existe. Tampoco lo hace entre la acera de la avenida de As Corbaceiras y la rampa de varada, aunque esta sí fue acondicionada hace unos años para librarla de la suciedad y las algas

Unas 160 plazas. El aparcamiento disuasorio en el que se ha convertido la explanada de as Corbaceiras desvirtúa su carácter portuario. A cambio se han logrado 160 plazas de aparcamiento.

Lleno por las mañanas, libre por la tarde. Encontrar plaza para aparcar en la zona es más sencillo por la tarde. Por las mañanas, está más lleno y algunos gorrillas se han instalado allí.

El peligro de la marea. Aunque la rampa de varada luce mucho mejor desde hace unos años por la limpieza que la libró de las algas, sigue siendo igual de arriesgada para aparcar por la marea.

La línea con las playas que no fue. El pantalán, hoy solitario, se instaló con la idea de que hubiese un transporte marítimo estable desde has Corbaceiras a otras zonas de la ría.

Área para piraguistas. Una valla metálica de obra separa la zona dedicada a los piragüistas y la que se emplea como aparcamiento disuasorio, para evitar que los coches la invadan.

Edificio de la Autoridad Portuaria. Aunque hace diez años se puso sobre la mesa una idea para hacer de la zona un gran espacio peatonal, a día de hoy no se han integrado los espacios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El balcón privilegiado sobre la ría que se ha convertido en párking