Un embajador en Hong Kong

Manuel Blanco Casal
manuel blanco LA VOZ / E. E. HONG KONG

PONTEVEDRA CIUDAD

Lo que iba a ser un viaje oficial para recoger un premio se ha convertido casi en una misión comercial por la mediación de un pontevedrés emigrado

24 nov 2015 . Actualizado a las 08:25 h.

El destino es caprichoso. Un buen día de hace casi cinco años, el pontevedrés Álex Rodríguez conoció a una joven en el aeropuerto de Barcelona. Un tropiezo casual, apenas una charla amigable. Un encuentro que bien podía haber acabado en nada, poco más que un saludo y un hasta nunca. Por esas cosas que tiene el azar, sin embargo, nuestro protagonista acabó dejándolo todo para recorrer los casi 11.000 kilómetros que separan Pontevedra de Hong Kong y construir su proyecto vital al lado de la que hoy, cuatro años después, es su pareja. El idilio de estos dos jóvenes, por otra de esas veleidosas casualidades, le ha dado ahora un giro de 180 grados al viaje que el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y el jefe de la Policía Local, Daniel Macenlle, emprendieron hace unos días a la capital asiática para recoger un premio.

Lores y Macenlle tenían previsto acudir hoy a la gala del Smart Mobility City Award, en la cual se reconocerá con un prestigioso premio el modelo urbano de Pontevedra. El caso es que en la fase de preparativos de la expedición a Hong Kong, desde el Concello se contactó con Álex Rodríguez, cámara freelance en la capital asiática desde hace casi cuatro años. Este, a su vez, le explicó el viaje de la delegación pontevedresa a su pareja, Sally Lui, y en ese preciso instante el viaje oficial empezó a tomar un rumbo distinto.

Resulta que Lui dirige la Asociación Asia-España, una entidad con socios en China y otros países asiáticos (Corea del Sur, Indonesia, India...), principalmente empresas con gran poder adquisitivo interesadas en importar productos españoles, así como en toda clase de inversiones en tierras ibéricas: desde bodegas a distintos activos inmobiliarios. La joven conoce bien las potencialidades del mercado español, porque trabajó en Barcelona unos años, y en la actualidad es la distribuidora para China de varias empresas españolas, básicamente del sector alimentario.