Pontevedra importa el modelo finlandés

La iniciativa «English Project» del IES A Xunqueira I de Pontevedra, presentada en Simo 2015, apuesta por otra forma de aprendizaje

Carmina Aguado y Tomás Costal, ayer, en el recinto del IES A Xunqueira I de Pontevedra.
Carmina Aguado y Tomás Costal, ayer, en el recinto del IES A Xunqueira I de Pontevedra.

pontevedra / la voz

Enseñar y aprender de otra manera inspirándose en el modelo educativo finlandés. Es lo que persigue English Project, el proyecto que tiene en marcha el IES A Xunqueira I de Pontevedra y que se presentó en Simo 2015, el Salón de Tecnología para la Enseñanza celebrado en Madrid a finales de octubre. Los impulsores de la iniciativa, la profesora y directora del departamento de Inglés del instituto, Carmina Aguado, y su colaborador Tomás Costal, estudiante de doctorado de la UNED, valoraron ayer el paso por la cita educativa.

Además de la acogida que tuvo su ponencia pública -seleccionada entre casi 300 propuestas-, que calificaron de «excelente», estar en Simo les permitió establecer nuevos vínculos con entidades dedicadas a la innovación en el sistema educativo, como es el caso de las fundaciones Amancio Ortega y Santiago Rey Fernández-Latorre. La próxima semana se desplazarán a Arteixo para concretar esas acciones.

¿Y qué es English Project? Un proyecto de innovación educativa cuyos orígenes se remontan al curso pasado y que, partiendo de la enseñanza del inglés, pretende implicar a otras asignaturas cambiando la forma de impartir clase. Participan 50 estudiantes de 2º de bachillerato y su aplicación se plasmará en «resultados de investigación». «Lo que buscamos es que tenga repercusión en los programas y en la forma de organizar los contenidos», explica Tomás Costal. Y eso en un centro público donde estudian 650 alumnos y que solo tiene conexión a Internet en cuatro ordenadores. Así que el canal de vídeo del proyecto y los móviles de los propios estudiantes son las herramientas de las que disponen.

Sus promotores explican que eligieron 2º de bachillerato, entre otras cosas, porque suele ser un curso marcado, desde el inicio, por un examen: el selectivo. Algo que no comparten. «No se puede vivir pensando en el selectivo y en nuestra clase no se habla de él», subraya Carmina Aguado. El último día de Simo asistieron a una conferencia y mantuvieron una entrevista con Jari Lavonen, catedrático de formación del profesorado de la Universidad de Helsinki. Ese encuentro confirmó que English Project coincide en la mayoría de sus puntos con los principios básicos de la educación finlandesa. La innovación en el proyecto del IES A Xunqueira I viene, como el título de la ponencia, de pasar «de la lección magistral al aprendizaje por proyectos».

«En Finlandia todas las escuelas son públicas y tienen la misma ley educativa desde hace cuarenta años. Allí una buena parte del horario, un 20 %, lo distribuyen a su antojo, lo deciden ellos con las familias», señala Tomás. Y Carmina añade: «Todo el mundo tiene cabida porque todo el mundo tiene sus habilidades. De lo que se trata es de que los alumnos aprendan a ser autosuficientes. Si metemos a todos en el mismo saco y solo prima el resultado final, hablamos de otra cosa que no es educación, es una carrera».

Desde English Proyect apuestan por una «escuela abierta» porque su plan, dicen, «tiene que ver más con estar fuera del aula que dentro». El año pasado dieron una clase en el módulo 8 de la cárcel de A Lama y este curso pretenden repetir experiencia.

Votación
4 votos
Comentarios

Pontevedra importa el modelo finlandés