Lombos, pulsos, patos y toros

Los plenos en el Concello pontevedrés y la Diputación Provincial, las imputaciones judiciales y la presión de las plantillas de Ence y Elnosa marcaron una intensa semana


Se acumulan los asuntos que invitan a la reflexión en este espacio después de una semana trepidante de noticias vinculadas con Pontevedra. Comenzó muy lejos de aquí, en Chicago, con el quinto título mundial de nuestro último pregonero, Javier Gómez Noya. Por cierto, me sumo a la iniciativa, ¡Premio Princesa de Asturias, ya! para nuestro convecino. Siguió con el maratoniano pleno municipal del martes, que dejó varias derivadas de las que enseguida me ocuparé; y después vino el revuelo que han originado las imputaciones de la operación Patos. Además, el acuerdo antitaurino tomado en la Diputación y acabamos con el aviso del Gobierno central a la Xunta urgiendo el informe sobre la prórroga a Ence Lo dicho, una semana vertiginosa.

La resaca del pleno

El megapleno de la corporación tuvo tanta chicha sobre el escenario como en el patio de butacas y extramuros del Principal. Arriba, en la escena, se visibilizó la pinza ya predicha que deparó la votación y derrota indigesta para el gobierno municipal con el asunto de los lombos a eliminar en las rutas hacia Montecelo.

La reacción del gabinete resulta zigzagueante. Ve detrás del acuerdo plenario «un ataque ao modelo de cidade», le niega al voto mayoritario de toda la oposición (PP, PSOE, Marea y C?s) capacidad vinculante, pero ni corto ni perezoso, el BNG saldrá a consultar con el vecindario para determinar el estado de opinión. A ver: si los concejales elegidos con los votos de los pontevedreses representan la voluntad popular, ¿hacen falta referendos por parroquias y barrios para testar un estado de opinión recién expresado? No lo entiendo. Como tampoco entenderé que el BNG quiera ahora hacer consultas con los vecinos y no las hiciera meses y años antes cuando decidió desplegar hasta 300 «lombos» por el viario urbano. Pero en fin, llegados a este punto, será mejor que a ese proceso asambleario acudan todos cuantos lo soliciten (como acaban de hacer PSOE y PP) para garantizar la pluralidad de ideas, evitar reuniones manejadas y resultados predeterminados.

La cita plenaria del martes deparó mucha noticia también desde la platea y exteriores del teatro, donde hubo demostración de fuerza de los trabajadores de Ence y empresas subordinadas. Reunieron un gentío. Por ahora ellos ganan el pulso de la calle.

Acudieron para reclamar ante la corporación que «rectificar es de sabios», como les espetó Ana Cedeira, uno de los representantes laborales a los que Miguel Fernández Lores dio la palabra para dirigirse al pleno. Aún así, salió el acuerdo mayoritario (BNG, PSOE y Marea) contrario a la continuidad de la pastera. Pero todos saben que el futuro de la celulosa se juega en los despachos gubernamentales de Madrid y Santiago. La suerte está echada. Por eso y porque la capacidad de movilización de los contrarios a Ence está en entredicho -véanse las cifras de las últimas marchas convocadas por la APDR-, la pretendida manifestación que se iba a montar con apoyo de los gobiernos municipales de Pontevedra y Poio, ha quedado en agua de borrajas.

Mientras, el presidente Rajoy urge a su homólogo Feijoo. Madrid tiene prisa, no vaya a ser que en diciembre haya nuevo inquilino en La Moncloa y demanda a la Xunta para que evacúe el dictamen, no vinculante pero preceptivo, que constituye el paso previo a la prórroga para la celulosa.

De propina irá Elnosa. Los delegados de la plantilla han iniciado una ronda de contactos oficiales que ratifican lo ya comentado en este mismo espacio. El Ejecutivo autonómico se desdice de su discurso anterior y abona el camino a prorrogar también la permanencia de la clorera. Dos por el precio de una. Es solo cuestión de tiempo que se resuelva este asunto.

Esquizofrenia taurina

Ya sé que parece un poco esquizoide pero el mismo argumento que utiliza el BNG local para no sentirse obligado por un acuerdo plenario del Concello sobre «lombos» será el que, en buena lógica, seguirá para no acatar la declaración de «provincia libre de touradas» que acordó el propio Bloque en coalición con el PSOE en el pleno de la Diputación celebrado el viernes. Tan poco vinculante resultará este último como aquel.

Aún así, no se oculta el equilibrio inestable en que está sumido el grupo nacionalista con César Mosquera haciendo piruetas en plena contradicción. Se preguntarán los antitaurinos por qué el BNG apoya una moción de Marea en Diputación y se niega a hacerlo en el Concello. Incluso se tuvo que ayudar del PP para seguir manteniendo el apoyo encubierto a los toros que camufla tras el contrato anual que renueva con los hermanos Lozano para usos de la plaza en la Feira Franca. Es decir, 36.000 euros anuales de subvención municipal.

En cambio el grifo de la Diputación se cerrará: 122.000 euros en los últimos seis años en publicidad para la empresa taurina y 25.000 desde 2001 a 2013 en ayudas a peñas. Carmela Silva y demás dejaron este año vacante el palco de la Diputación en el coso de San Roque en lo que ya constituyó un gesto anticipado. Pero ahora van a atornillar a los empresarios en el aspecto crematístico. No obstante, aunque la provincia será antitaurina, en la ciudad de Pontevedra seguirá habiendo toros el próximo verano y unos cuantos más mientras sea negocio para la empresa y un atractivo turístico y económico en plenas fiestas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Lombos, pulsos, patos y toros