Nadie quiere jugar con los canarios

La propuesta de los clubes gallegos para el próximo curso, presentada ayer, incluye a Asturias, Castilla León, Extremadura, Cantabria, La Rioja y Aragón


pontevedra / la voz

La Segunda División B la conforman 80 equipos de toda España y se divide en cuatro grupos. Como cada año por estas fechas, comienza el baile de nombres, las posibles configuraciones de cada una de las ligas y las predilecciones de unos y otros a la hora de escoger rivales. Y como cada doce meses, todos los implicados miran hacia el archipiélago canario, ya que sus clasificados siempre son motivo de discusión por la incomodidad que acarrea el viaje y el coste de los desplazamientos.

En la mañana de ayer, Gustavo Falqué, el representante de los clubes gallegos en la Segunda B, presentaba la propuesta de los seis equipos de la comunidad que coincidirán el próximo curso en la liga de bronce española. Esta proposición, del gusto del Pontevedra, Celta B, Racing de Ferrol, Somozas, Coruxo y Compostela, incluye el que quizás sea el reparto geográfico más coherente. Así, de aprobarse definitivamente esta disposición territorial, los 20 equipos que se incluirían en el grupo -probablemente el 1-, corresponderían a Galicia (6), Castilla León (6), Extremadura (3), Asturias (2), Cantabria (1), La Rioja (1) y Aragón (1).

De ese modo, todo apuntaría a que el Grupo 4 siga siendo el de Andalucía, Murcia y parte de Castilla La Mancha y el Grupo 3 el de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares.

Así, el único conflicto que podría dar al traste con las esperanzas gallegas sería el previsible Grupo 2, liderado por el País Vasco. Hay hasta 9 clubes de esta comunidad y 3 navarros. Quedarían por tanto descolgados los 4 de Madrid, otros 3 de Castilla La Mancha y el Mensajero de La Palma, que ascendió precisamente tras superar al Pontevedra.

La próxima semana se resuelve

«El próximo martes o miércoles la Federación Española tendría que resolver el reparto de grupos», aseguraba ayer el propio Falqué tras presentar la propuesta gallega. Reconoce el también presidente del Coruxo que «no hay forma de repartirlo equitativamente para todos» y por ello, será determinante la postura que tengan las federaciones territoriales más fuertes, ya que contarán con mayor número de votos y por tanto una influencia que puede ser definitiva.

El proceso, tras la presentación de los bocetos de posibles repartos, pasa por el estudio del ente federativo nacional de las diferentes alternativas, el reparto en sí mismo (haciendo prevalecer, en la medida de lo posible los deseos y las distancias geográficas) y la resolución de la ubicación del conjunto canario. Históricamente los equipos de las islas se encuadran con los madrileños, por las mejores conexiones aéreas.

Falqué reconoce que «nuestra principal preocupación es pelear por jugar en Castilla León», dada la evidente cercanía que existe para los equipos implicados. Sin embargo, desde el fútbol vasco también se vería con buenos ojos encuadrarse con la media docena de conjuntos de esta demarcación.

Según su criterio, la que han transmitido al ente federativo es la opción que mayor respaldo unánime puede conseguir por los protagonistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Nadie quiere jugar con los canarios