A por el tercer ascenso en 31 años

Castro Santos fue el último técnico en ascender a Segunda B en el 1984 y Gay hizo lo propio, dos décadas después, dejando al equipo en Segunda División


pontevedra / la voz

Pontevedra se prepara para una noche que puede ser antológica. En la ciudad se respiran aires de gesta en estos días previos al gran encuentro de vuelta de la última ronda del play-off. Se puede decir que este equipo ha madurado, ha sufrido, se ha paseado y está en condiciones de inscribir a una generación en el libro de oro de la entidad.

La capital del Lérez ha tardado 31 años en estar a orillas de otro gran triunfo deportivo. Queda muy lejano en el recuerdo aquella gesta del 1984 en la que Fernando Castro Santos se hizo cargo del conjunto granate. Era la tercera intentona de subir un peldaño deportivo tras tres cursos arrasando la liga y encadenando títulos. A la postre, serviría para asentar el nombre de este club en esa ansiada categoría superior en la que militó durante 20 años con suerte dispar.

Esa etapa de bronce culminó el 27 de junio del 2004, fecha de la que mañana se cumplen once años y en la se puede cerrar un círculo importante. Fue el inolvidable ascenso a Segunda, comandado por José Aurelio Gay.

De aquel equipo sí se tienen recuerdos, aunque ninguno de los futbolistas del actual plantel estuviese en esa fecha en las categorías inferiores del equipo granate. La llegada de los que mañana serán protagonistas la comenzaría, la siguiente temporada, Jacobo, que aterrizaba en la base del club.

Con esos dos espíritus vivos en la memoria colectiva de los aficionados, se volverá a llenar Pasarón. La comunión entre hinchas, jugadores y cuerpo técnico es total y solo el Haro, la ventaja momentánea que poseen y su solidez defensiva, pueden privar a Pontevedra de volver a hacer historia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

A por el tercer ascenso en 31 años