A Pasarón con la lección aprendida

El Pontevedra se encuentra en la misma tesitura que hace una semana y vuelve a necesitar remontar la eliminatoria ante un rival correoso en su estadio

Tubo pugna por un balón el pasado sábado en el estadio José Camacho de Manzanares.
Tubo pugna por un balón el pasado sábado en el estadio José Camacho de Manzanares.

pontevedra / la voz

El Pontevedra vive sumido en un déjà-vu. El resultado negativo cosechado en tierras manchegas ante el Manzanares le obliga a afrontar otra remontada en casa -como ya sucedió contra el Mensajero hace una semana-, con el respaldo de su público pero con la gran diferencia de que esta vez no habrá segundas oportunidades. Por ello, los granates han aprendido la lección y se preparan para no cometer errores.

sin margen de error

No habrá más repescas. El Pontevedra juega ya sin red. En contra de lo que ocurrió en la ronda de campeones ante el conjunto canario, ahora el Pontevedra necesita doblegar al Manzanares para conseguir el pase a la ronda definitiva, donde sí puede haber ascenso. En caso de derrota se habrá acabado la temporada sin alcanzar el objetivo.

factor campo

La afición, imprescindible. Una vez más el aliento del público granate se antoja vital para los jugadores. El precedente más cercano, ante el Mensajero, supuso la mejor entrada de toda la campaña y la más nutrida de las que se recuerdan en el nuevo estadio. El respado de los hinchas podría ayudar a desnivelar la balanza a favor del conjunto de Luisito.

necesidad de marcar

Anotar dos o más goles. La neceidad más imperiosa del conjunto lerezano será la de perforar la meta contraria. Un gol equilibraría las fuerzas y obligaría a disputar la segunda prórroga para ambos contendientes en esta promoción. Es obligatorio ganar por dos goles o más para lograr la ansiada remontada.

prohibido recibir goles

Dejar la portería a cero. Un gol del Manzanares en Pasarón podría ser una losa demasiado pesada, dado el valor doble de los tantos anotados fuera de casa. Ese es el gran sueño de los ciudadrealeños y la mayor de las pesadillas actuales a orillas del Lérez. Por eso, la seguridad defensiva y la solidez bajo palos serán dos de los ingredientes clave de esta compleja eliminatoria.

ante un cerrojo

El rival apenas encaja. El poderío del conjunto de Guillermo Alcázar se basa en la dificultad que entraña perforar su portería. Rodri es uno de los mejores cancerberos de la categoría y lo dejó patente ante el Lanzarote primero y ante el Pontevedra, después. De momento presume de mejores números que Edu y sigue en encajar ningún tanto en los tres partidos que ha disputado en esta fase de ascenso a Segunda B.

balón parado

La mayor fortaleza visitante. Si algo ha quedado claro tras el disgusto de La Mancha es que el Manzanares es un bloque experto en sacar petróleo de las jugadas a balón parado. Por ahí llegaron sus mejores oportunidades y desde el punto de penalti se forjó su victoria momentánea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

A Pasarón con la lección aprendida