La división que genera Ence entre los vecinos también se refleja en los partidos

Solo PP, Ciudadanos y Todos por Pontevedra se decantan abiertamente por la continuidad de la fábrica en Lourizán


POntevedra / La voz

Es difícil llegar a unas elecciones municipales y que todos los contendientes tengan una postura unánime. Y si se trata de Pontevedra y del futuro de Ence, la cosa se pone entonces mucho más que calentita.

Los ocho partidos políticos que se han embarcado en la carrera por la alcaldía se pueden dividir, con ciertos matices, en tres grupos: los que apuestan por la continuidad de Ence en Lourizán, los que consideran que la empresa debe abandonar la ría en el 2018 sin ningún tipo de matiz; y los que, apostando por el traslado, dejarían la postura municipal en manos de los pontevedreses a través de una consulta popular.

Los que apuestan por dejar a la fábrica en su actual ubicación con el PP de Jacobo Moreira; Todos por Pontevedra, liderado por María Biempica; y Ciudadanos, con su candidata María rey al frente.

Los tres esgrimen el empleo como argumento fundamental para defender la continuidad de Ence en la ría. Y los tres exigirían a la fábrica mejorar el empleo, tanto en número como en calidad, así como contraprestaciones. «Es la hora de que Ence devuelva a la ciudad lo mucho que esta le ha dado en los últimos 50 años», afirmó Moreira cuando oficializó la postura del PP a favor de la fábrica. Es decir, que se exigirían, previsiblemente, contraprestaciones económicas a la empresa. Y, por supuesto, se impondrán exigencias máximas de cumplimiento de las leyes ambientales.

Esto no le sirve ni al BNG de Fernández Lores ni a la Marea Pontevedra que comanda Luís Rei. Para el actual alcalde, prorrogar la concesión de Ence más allá del 2018 supondría «regalarlle ao consello de administración uns mil millóns de euros». Y ese es un coste que el candidato nacionalista no está dispuesto a consentir. Desde Marea se opina prácticamente igual. Rei considera que Ence sabe desde 1988 que en el 2018 caducará su concesión, por lo que ampliar la misma supondría «un fraude».

¿Dónde queda el empleo para estas dos formaciones? Ambos sostienen que la recuperación de la ría permitirá generar más puestos de trabajo de los que proporciona Ence en la actualidad a través de la pesca, el marisqueo y el turismo.

UPyD también es partidario de que Ence salga de la ría en el 2018, pero siempre y cuando se garanticen los empleos en la comarca.

Lo mismo opinan los candidatos de PSOE y Compromiso por Galicia, con el matiz de que ambos grupos optarían por llevar a cabo sendas consultas populares para pulsar la opinión de los ciudadanos sobre el futuro de Ence.

El candidato socialista, Agustín Fernández, considera que dicho referendo mejoraría la «democracia real en el Concello», si bien subraya que la postura del PSOE es muy clara, «polo que, como alcalde, faría campaña a favor de que Ence se vaia da ría no ano 2018, tal e como prevé a lei».

Pilar Dopazo, por su parte, resume su posicionamiento con un «Ence na comarca, pero non na ría», pero insiste en que es una decisión que corresponde tomar a todos los pontevedreses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La división que genera Ence entre los vecinos también se refleja en los partidos