Una grabación descartó que Araújo se deshiciese de la cartera de Sonia

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Las imágenes evidencian que una persona no identificada fue quien arrojó la pieza cuando aún se desconocía la desaparición de la pontevedresa

23 abr 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Los indicios disponibles, que los magistrados de la Audiencia rebajan a sospechas, «en modo alguno son suficientes para poder atribuir con un mínimo de responsabilidad a Julio Araújo la desaparición de su esposa». De este modo contundente, los magistrados capitalinos archivan provisionalmente la causa judicial abierta a raíz de la desaparición de Sonia Iglesias el 18 de agosto del 2010.

El auto, además de minimizar el alcance de los datos que podrían incriminar al compañero sentimental de la pontevedresa, destaca, entre otras cuestiones, que este no fue la persona que se deshizo de la cartera de Sonia que fue localizada en las inmediaciones de O Vao. De hecho, revela que el hallazgo de la misma se produjo, ya no solo cuando aún se desconocía la desaparición de Sonia Iglesias, sino que fue localizada poco tiempo después de que hubiera acudido a un zapatero de Arzobispo Malvar.

De este modo, si el último dato concreto sitúa a la pontevedresa en este negocio pasadas las diez de la mañana, la cartera fue hallada poco antes de ese mismo mediodía. A esa hora, Araújo «estaba en un bar», hecho que fue acreditado testificalmente.