Pablo Dapena, el fiel escudero de Gómez Noya por el mundo

El pontevedrés entrena y compite junto al gran campeón y se perfila como su relevo

Pablo Dapena posa con su bicicleta en Pontevedra antes de partir hacia Australia.
Pablo Dapena posa con su bicicleta en Pontevedra antes de partir hacia Australia.

Pontevedra / la voz

Javier Gómez Noya es habitualmente el centro de todas las miradas y flashes. El gran campeón, residente y enamorado confeso de Pontevedra, acapara menciones, premios y títulos internacionales al tiempo que ejerce de modelo y referencia para todo un deporte. Sin embargo, los números uno no llegarían nunca a serlo si no fuese por el sacrificado trabajo que no sale a menudo en las portadas.

El esfuerzo en la sombra es quizás más importante que el que pueda percibir la gente, los aficionados. El pontevedrés Pablo Dapena forma parte de un pequeño ejército, la guardia pretoriana personal de Gómez Noya, que ejercitan, retan y ayudan al gran capitán a mantenerse en la cúspide.

Junto a Pablo trabajan a diario, en distintos lugares del planeta, el también gallego Uxío Abuín, el canario Vicente Hernández, la alicantina Tamara Gómez, el mexicano Crisanto Grajales, el noruego Jorgen Gundersen y la neozelandesa Anneke Jenkins. Toda una combinación de estrellas que se complementan y se mejoran a medida que trabajan de forma conjunta.

Intensas jornadas de hasta ocho horas diarias con un pico de exigencia en la zona central de la semana para dejar bajar el ritmo en las últimas jornadas y reactivarlo de nuevo, siempre teniendo en cuenta el calendario de fechas de competición.

Pablo Dapena comenzó como nadador. Ahora ha ampliado su preparación y asegura que «ahora cada vez me gusta más la bici, aunque le voy cogiendo el gusto a todo». Su deporte, uno de los más exigentes pero también uno de los más atractivos por la variedad de especializaciones. «El triatlón es una disciplina que si la practicas, nunca te aburres».

De hecho, los que dedican su potencial físico y mental a esta práctica, forjados con una pasta especial, reconocen que «vives para entrenar», aunque la dedicación es común a otras disciplinas «como la gimnasia o la natación». Pablo, que sabe perfectamente que «un nadador puede estar años entrenando jornadas completas para una prueba de unos pocos segundos», ha encontrado junto a Javi y el resto del equipo de trabajo su sitio.

Entre los mejores

«Lo más difícil de pensar en llegar a las grandes citas internacionales es que en España están los dos mejores del mundo», asegura con cierta sonrisa dibujándose en su cara. Se refiere a Gómez Noya y a Mario Mola, que junto a los hermanos Brownlee lideran la élite de este deporte.

Vivir y convivir con las grandes figuras tiene dos grandes vertientes. La positiva es que trabajar y conocer los secretos de los líderes aporta más conocimiento y proyección que en cualquier otra tesitura. La negativa es que quedan pocos resquicios para asomar la cabeza dado lo limitado de las plazas por país.

Pablo Dapena ha estado trabajando en Fuerteventura y mientras Javi competía en Dúbai, hizo las maletas para acudir a sus propias competiciones. Su calendario pasa por Wollogong, en Australia y por la Copa de Oceanía, que se celebra el próximo domingo en la distancia de sprint.

Cuando acabe en las antípodas pondrá rumbo a Sudáfrica para regresar a los entrenamientos con el resto y luego, tendrá la mente puesta en la Copa de Europa de Madrid.

Dapena está llamado a ser el relevo generacional de esta hornada de campeones. Su mérito es que empezó hace solo cinco años y ya es uno de los elegidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Pablo Dapena, el fiel escudero de Gómez Noya por el mundo