La familia de Sonia pedirá una prueba cerebral de la expareja de la desaparecida

La Voz PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

RAMON LEIRO

Julio Araújo declaró durante casi dos horas que no sabe lo que ocurrió en agosto del 2010

19 dic 2013 . Actualizado a las 20:17 h.

La familia de Sonia Iglesias pedirá que se someta a Julio Araújo, ex pareja de la desaparecida, a una prueba cerebral. Es una técnica que se utiliza generalmente en el ámbito médico y que analiza los cambios eléctricos de la actividad cerebral del individuo ante estímulos externos, entre ellos fotografías, sonidos o preguntas. La hermana de Sonia señaló que con esta medida quieren recabar más pistas sobre lo que ocurrió con su hermana el 18 de agosto de 2010. Estos días se sometió por primera vez en España a un homicida a esta prueba cerebral para intentar orientar a la policía en la búsqueda del cádaver una mujer desaparecida en 2012.

Julio Araújo prestó declaración esta mañana por segunda vez desde que la policía investiga el caso de Sonia Iglesias. La primera vez que acudió al juzgado fue tras su desaparición, pero hoy se sentó ante la jueza del juzgado de Instrucción 3, especializado en Violencia sobre la Mujer, en calidad de imputado por un supuesto delito de detención ilegal. Durante cerca de dos horas, Araújo aseguró que no tuvo nada que ver con la desaparición de Sonia Iglesias. Su abogado, Jesús Santaló, comentó a la salida de los juzgados que Araújo tiene «perdas da memoria e lagoas que se van formando co paso do tempo». En cualqueir caso, según explicó su letrado, la expareja de Sonia dijo ante la jueza que «a relación era máis ou menos estable e boa».

La hermana de Sonia Iglesias apuntó esta mañana a la salida de los juzgados que «el detonante» de su desaparición pudo haber sido una nueva relación de amistad de la pontevedresa.