La familia de Sonia Iglesias carga contra su pareja ante la jueza

maría conde PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

CAPOTILLO

La hermana dice que «parecía que estaba cada vez máis tranquilo»

12 nov 2013 . Actualizado a las 13:33 h.

Reconstruir el día de la desaparición de Sonia Iglesias y los pasos que dio la familia aquella jornada del 18 de agosto del 2010. A ello estaba enfocada ayer la comparecencia de Maricarmen Iglesias y Carmen Eirín, la hermana y la madre de la pontevedresa, ante la jueza especializada en jurisdicción de violencia sobre la mujer de Pontevedra, que intenta reactivar con estas nuevas declaraciones un caso en el que no se practicaban nuevas diligencias desde hace algo más de un año.

Hasta ayer, ambas solo habían declarado como testigos ante la policía el mismo día de la desaparición y en fechas posteriores. Madre e hija llegaron a los juzgados de A Parda sobre las 8.45 horas y declararon durante aproximadamente hora y media ante la jueza Rosa María García Pardo, en presencia del fiscal Juan Carlos Aladro, la abogada de la familia y el abogado del único imputado, la pareja de Sonia, Julio Araújo.

Recordar lo ocurrido

A su salida, Maricarmen Iglesias reconoció que para ella, lo «máis destacable» en las reacciones de aquel 18 de agosto de hace tres años «é que nós, a medida que pasaba o tempo, nos iamos poñendo cada vez máis nerviosos, porque viamos que pasaban as horas e non sabiamos nada dela. E nembargante a súa parella cada vez parecía que estaba máis tranquilo. Iso xa nos denotou que algo raro pasaba».