La empleada de un 24 horas de Poio regatea el botín con el atracador

«Vamos a ver. Soy madre de familia. No me jodas la vida, tío, y vete a atracar a otro lado», le espetó al ladrón


Poio / La VOz

No fue una negociación entre iguales. Delante de María José, empleada de un 24 horas de Poio (Pontevedra), un individuo con el rostro cubierto con un pasamontañas y esgrimiendo un cuchillo pelapatatas le exigía el martes toda la recaudación del día. Y ella, que no, que apenas habían tenido clientes y que no había suficiente dinero: «Le mostré que había poco».

Ante la insistencia del atracador -«¡¡¡Dame todo el dinero!!!»-, María José le espetó: «Vamos a ver. Soy madre de familia. Aquí estoy trabajando. No me jodas la vida, tío, y vete a atracar a otro lado».

Este argumento, junto con un billete de 5 euros, pareció convencer al caco, que se dirigió hacia la salida -«ni te denuncio, ni nada, pero aquí no vuelvas más»-. Sin embargo, en el umbral, se giró y haciendo gestos amenazadores con el cuchillo retomó las exigencias económicas: «¡Que me des 50 euros!».

«Pero no ves que no tengo», le respondió María José. Y comenzaron las negociaciones, el regateo, en el que el atracador comenzó exigiendo cincuenta euros y la pontevedresa se mostraba dispuesta a darle otros diez. Este bajó a veinte, «que tengo el mono», pero finalmente se alzaron triunfantes las dotes de persuasión de la empleada del veinticuatro horas y accedió a llevarse quince euros -el primer billete de cinco y el segundo, fruto de la nueva negociación, de diez.

Insistencia

Instantes antes de abandonar el negocio, el atracador aún tuvo tiempo de dirigirse a la pontevedresa. «Me dijo algo así como que me diera con un canto en los dientes porque no me llevaba todo. Le respondí que "gracias, pero no vuelvas"», señaló María José ya prácticamente recuperada del susto.

Y eso que, en un principio, no se llegó a creer lo que estaba viviendo. La presencia de un individuo con pasamontañas, negro y de lana, no le dio mayor importancia porque, como ella misma reconoció, «aquí entran muchos con cascos de moto». De hecho, fue escuchar: «¡Manos arriba, esto es un atraco!», y replicar: «¿Estás de guasa, no?». Sin embargo, al ver que «cogía el cuchillo, ya pensé "pues no, no es ninguna guasa"».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
61 votos

La empleada de un 24 horas de Poio regatea el botín con el atracador