Los futuros dominadores del tapiz

El Clube de Loita Pontevedra, nacido en el 2008, cuenta con cerca de 40 deportistas


pontevedra / la voz

Cinco años después de su nacimiento, el Clube de Loita Pontevedra crece sin prisa, pero sin pausa. Desde su creación en el 2008, con Ramón García como entrenador, el número de integrantes no ha parado de aumentar. Desde hace 3 años, Marcos Miragaya dirige el destino de un club que ya cuenta con entre 35 y 40 licencias, enseñando a sus pupilos los secretos de la lucha libre olímpica, la grecorromana y la libre femenina. «Todos os rapaces do clube están nas dúas, aínda que máis orientados á libre olímpica, porque é na que compiten», explica Marcos.

El técnico entrena tres días a la semana con los diferentes grupos de edad. Los mayores trabajan en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva, mientras que los más pequeños lo hacen los miércoles en el pabellón del colegio de Campo Lameiro. «Abarcamos todas as categorías, desde prebenxamín ata sénior, aínda que varía o número de rapaces en cada unha delas», explica Marcos, que tiene que hacer verdaderas peripecias para organizar su día a día. «Se tivera máis tempo, máis adestrariamos. Pero por desgraza non podo ter adicación exclusiva, e temos que adaptarnos», lamenta.

Para el entrenador, un auténtico apasionado de este deporte en el que cada participante intenta derrotar a su oponente sin el uso de golpes, lo más difícil es derribar algunos mitos que rodean a la lucha, sobre todo entre los padres. Aunque reconoce que, una vez que la conocen de cerca, los prejuicios se desvanecen. «Costa un pouco integrar esta disciplina. Sobre todo polos pais e nais, xa que algúns ao escoitar o termo loita libre pensa que nos imos a romper cadeiras na cabeza uns aos outros», bromea Marcos.

Por ello, su trabajo con los más jóvenes se centra en hacerles entender la filosofía de este deporte, que antiguamente tuvo un gran arraigo en Galicia. «Eu intento explicarlles que este é un deporte moi instintivo, moi lúdico -explica-. E en canto lles damos unhas nocións mínimas, sobre todo para que non se manquen, os rapaces o entenden moi rápido. O obxectivo é xogar con eles pero seguindo unhas normas», añade.

Después llegarán los torneos, que se desarrollan durante el curso escolar. Ganar siempre está en la cabeza de sus pupilos, pero lo importante a estas edades es aprender.

Mientras tanto, muchos de sus chicos se fijan en figuras en ciernes dentro del club como Pablo García, que se proclamó campeón gallego sénior hace una semana en Pontevedra. Pero sabiendo siempre que, para llegar a lo más alto, les queda mucha lucha por delante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los futuros dominadores del tapiz