La sequía adelanta la plaga de la oruga procesionaria

a. a. redacción / la voz

PONTEVEDRA CIUDAD

Estas orugas están recubiertas de pelos urticantes que pueden causar daños importantes en la piel, por lo que no deben tocarse

04 abr 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

La sequía que sufre Galicia ha adelantado varios meses la llegada de la oruga procesionaria, que supone una plaga para determinados árboles, especialmente para el pino.

Los expertos en control de plagas alertan sobre los riesgos que implica además para el hombre. Estas orugas están recubiertas de pelos urticantes que pueden causar daños importantes en la piel, por lo que no deben tocarse. Además, sus filamentos se dispersan con el viento y suelen causar reacciones alérgicas, dermatitis e incluso problemas oculares.

La Estación Fitopatolóxica de Areeiro (Pontevedra) ya había alertado en febrero sobre la presencia de esta plaga y los problemas que podría ocasionar a medida que avanzase la primavera si persistía el buen tiempo.