Campanas para una centenaria


Pontevedra ya cuenta con una nueva centenaria. Se trata de María del Carmen Ogando Pedrosa, que vive en Ramallás, 21, en la parroquia de Lérez. Hasta allí fue el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, para entregarle un ramo de flores y hablar con la anciana. La protagonista bromeó con el regidor diciéndole que un hematoma que tenía en un dedo era un diamante negro. Su nieta política, Margarita García, comentó que los días previos a la visita del alcalde, la anciana estaba preocupada por su dedo negro y cómo iba a darle la mano así. Carmen Ogando nació el 15 de septiembre de hace cien años, y siempre lo celebró en esa fecha. En esta ocasión, sus familiares le prepararon una fiesta especial. Incluso le dijeron que iban a invitar al alcalde, pero ella declinó la oferta porque la casa ya era muy vieja y no le parecía adecuada para la visita. Pero hace unos días llamaron del Concello para avisarles, toda vez que en los papeles aparece que nació el 23 de septiembre, y esperó muy ilusionada.

La anciana tiene dos hijos, Carmen y Manuel Arribas Ogando. Vive en el domicilio familiar con su hija y su yerno, Manuel Tobío Lores. Además, tiene seis nietos y cuatro bisnietos, a los que adora. Toda la vida trabajó duramente, cargando las tinas de la ropa que lavaba a mano y ayudando a su marido, ya fallecido, en la carnicería que tenían. Ahora se encuentra muy lúcida, aunque está en silla de ruedas debido a una operación de fémur, superados ya los 90, en la que incluso avisaron a la familia que era posible que no la soportara. Pero se repuso y en aún en la UCI y entubada, tenía fuerzas para preguntar si las gallinas habían puesto huevos, como comenta su nieta política, Margarita García, muy emocionada. Luego tuvo que volver a operarse y ahora va de la silla de ruedas al sofá y a la huerta de su casa. Margarita García, que acude todos los días a casa de su suegra para ayudar a levantar y a preparar a la anciana, comenta que a Carmen Ogando disfruta mucho con la televisión. «Le gusta el fútbol y también la corridas de toros, además del programa Cine de barrio, que le encanta ver». Además, hasta hace poco leía el periódico. Es una mujer muy dicharachera, que habla con todo el mundo, y ayer no paraba de hacer chistes y bromas con el alcalde. Repique. Desde luego, su envidiable estado bien merece un buen y alegre repique de campanas, como las que sonaron el pasado fin de semana en Pazos de Borbén, en unas jornadas organizada por la asociación cultural Os Chichisos. Lino Míguez y Andrés Ferreira, campaneros de la zona, dieron una buena muestra de los distintos toques y señales, así como otros cinco campaneros, uno también de Pazos de Borbén, y los demás de Augasantas, Barro y Marcón que enseñaron los repiques de sus respectivas zonas. Luego, en fueron emulados por los participantes en el espacio campanario abierto entre los que no faltaron algunos niños, que subieron con sus padres. Tercera edición. Se trata de la tercera edición de las Xornadas de campás e campaneiros, celebradas con el ánimo de dar a conocer un lenguaje tradicional que hasta no hace mucho tiempo avisaba de todo tipo de acontecimientos, especialmente en la zona rural. Además, todos los toques fueron gravados por el colectivo Escoitar, organización que trabaja en la recuperación del patrimonio sonoro de Galicia, y de manera especial, los sonidos en peligro de extinción, como son los de las campanas. De la buena acogida de esta iniciativa es que los organizadores ya tienen ofertas de varias parroquias para celebrar allí una próxima edición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Campanas para una centenaria