La apertura del área sanitaria deja tres niveles distintos de restricción

Cristina Barral Diéguez
cristina barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTE CALDELAS

En todos los concellos, menos en cuatro, la hostelería podrá servir un 30 % en el interior

06 mar 2021 . Actualizado a las 10:26 h.

No fue en el comité clínico del martes, pero sí en el subcomité de ayer en el que se decidió la apertura del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. El cambio entrará en vigor el próximo lunes. La nueva situación no afectará a todos los municipios del área de salud, ya que la apertura será parcial y no total. Quedan fuera cuatro concellos. Soutomaior, el único de la provincia y el cuarto de Galicia que sigue en nivel máximo o 1 -con cierre perimetral municipal, sin hostelería y con reuniones solo de convivientes-, y Ponte Caldelas, Cambados y Vilanova de Arousa, que se mantendrán en nivel alto o 2.

Los restantes ayuntamientos del área sanitaria pasan a estar en nivel medio o 3. ¿Eso qué significa? Además de abrirse la movilidad entre concellos del mismo rango, la hostelería podrá servir el 50 % en terraza que ya tenía y también un 30 % en el interior. El sector, muy castigado tras un año de pandemia, dispone de una semana más de margen para contar con los carteles con límite de capacidad y con los códigos QR para el rastreo de posibles contagios, después de las incidencias registradas en la plataforma a nivel de toda Galicia. No varía el número para las reuniones de no convivientes, que sigue en cuatro personas.

La apertura del área sanitaria coincide con la ocupación más baja de las unidades de cuidados intensivos (uci) por pacientes covid desde el pasado 3 de enero. Desciende también la presión hospitalaria en planta. Es la principal conclusión que recoge el informe de ayer sobre la evolución del coronavirus en el área sanitaria. Pontevedra y O Salnés tenía este viernes 599 casos activos y atiende a 38 personas en el hospital. Son 29 en planta de dos centros (26 en Montecelo y 3 en O Salnés, en Vilagarcía, y 9 graves en la uci. Es la cifra más baja de enfermos críticos con SARS-CoV-2 desde principios de año. Cabe recordar que el techo de casos activos se registró el 4 de febrero con 2.613 y el récord de enfermos críticos llegó a alcanzar los 35. Fueron los momentos más complicados a nivel hospitalario y fue necesario derivar pacientes a Vigo.