Adiós a los arcos desinfectantes de Ponte Caldelas por ser un riesgo para el tráfico

La Xunta ordena su retirada y el Concello obedecerá pero reafirma su seguridad


ponte caldelas / la voz

El servicio provincial de la Axencia Galega de Infraestruturas ha requerido al Concello de Ponte Caldelas la retirada de los dos arcos desinfectantes colocados en las carreteras PO-255 y PO-532, alegando que «supoñen un grave risco para a seguridade viaria tanto para vehículos como para peóns ao manter un treito da vía permanentemente húmido».

La Xunta le recordó el pasado día 15 al Concello la obligación de conseguir una autorización para esta actuación y pidió una serie de documentación, que el departamento autonómico consideró insuficiente. El informe de la Axencia «conclúe que os arcos están apoiados directamente na calzada, incumprindo a Lei de Estradas de Galicia». Se añade que «os tirantes metálicos de cinco milímetros cada un fixados ao bordo da beirarrúa supoñen un grave risco para a seguridade viaria». Sostiene la Xunta que el uso de los arcos «leva consigo a existencia dun tramo de calzada permanentemente húmido, reducindo a adherencia dos pneumáticos e poñendo en risco fundamentalmente aos vehículos de dúas rodas, que poderían impactar contra os elementos metálicos instalados e sen protección».

Por esta razón, se le exige al Concello que retire estas estructuras desinfectantes y se le da un plazo de tres días para ejecutar la orden. Entre otras cuestiones, se le recuerda al Ayuntamiento la obligación de «manter a funcionalidade e a seguridade viaria da rede de estradas».

Por su parte, el Concello lamentó la decisión de la Xunta y acusó al PP local de tratar «entorpecer e criticar» todas las medidas impulsadas por el ejecutivo caldelano para proteger a los vecinos contra el covid-19. El alcalde, Andrés Díaz, afirmó: «Retiraremos os arcos porque nolo ordena a Xunta, pero tamén a responsabilizaremos de todos cantos casos de coronavirus poida haber en Ponte Caldelas, porque nos están impedindo protexer aos nosos veciños e a todas as persoas que diariamente mercan na vila».

Díaz entiende que no hay tal impacto en la seguridad vial en la carretera a causa de los arcos, como sí afirma la Xunta. «Están perfectamente sinalizados, indicando a velocidade de 30 e 10 quilómetros hora e aproveitando os cebreados das rotondas», sentenció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adiós a los arcos desinfectantes de Ponte Caldelas por ser un riesgo para el tráfico