Noche sangrienta en Ponte Caldelas con garrote y tiros

Ocurrió en 1918


Ponte Caldelas vivió, tal y como contó La Voz de Galicia hace hoy 101 años, un crimen horrendo en la parroquia de Cuñas. Según parece, los vecinos se habían reunido para terminar las celebraciones navideñas y recorrían los lugares con cánticos de Reyes. Entonces, salió al paso de la comitiva un hombre llamado Segundo Lorenzo, que iba armado con un «formidable garrote».

Primero hubo una refriega a palos y resultaron heridas personas como Inocencio Peleteiro. Hubo una estampida en la parroquia con niños y ancianos corriendo por temor a ser alcanzados por los golpes. Finalmente, un paisano llamado Secundino Hermida consiguió arrebatarle el palo mientras el supuesto agresor corría despavorido. El caso es que las fuerzas vivas del momento se encargaron de avisar al juez de primera instancia, que corrió a ver qué es lo que ocurría. Y justo cuando los paisanos le contaban a la autoridad judicial lo ocurrido, empezaron a oír detonaciones.

Unas mujeres gritaron «aí ven Segundo outra vez». Y, efectivamente, el malhechor volvió a aparecer. Le pegó un tiro mortal a una vecina llamada María Hermida Cal. Le disparó en el pecho en la vía pública, los vecinos la condujeron hasta su casa y allí falleció a los pocos minutos. También resultaron heridas de bala otras personas, algunas familiares de la mujer muerta. El hombre que protagonizó la noche sangrienta acabó fugándose mientras que los heridos fueron trasladados a Pontevedra. Al parecer, el conflicto se originó por el reparto de un monte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Noche sangrienta en Ponte Caldelas con garrote y tiros