Sin maquinaria y sin recuperar un solo euro


ponte caldelas / la voz

La noche del incendio de Ponte Caldelas, a María la llamó por teléfono una hija suya que vive en Toledo y le preguntó qué tal llevaban el asunto de los incendios, ya que estaba viendo por la tele que ardía media Galicia. «E eu díxenlle que ben, que ardía en Pazos de Borbén e por aí, pero que aquí estabamos tranquilos... que engañadiña estaba, aos minutos tiñamos o lume rodeándonos a casa...», recuerda. Efectivamente, el fuego les rodeó, se llevó por delante varios tractores que tenían aparcados alrededor del hogar, un coche y una máquina para cortar leña. Pero la cosa pudo ser peor. María reconoce que su hijo se jugó la vida por ella y por su marido y que los sacó de casa, cogieron el coche e iban esquivando las llamas. El miedo de aquella noche sigue intacto. Así como sigue vigente en sus vidas «a ruina» que les trajo el fuego. Los tractores y la maquinaria la usaba su hijo para ir a trabajar, a ganarse el pan cortando leña. Y todo eso se terminó a raíz del incendio. Dice María y lo confirma su hijo Marcos que presentaron numeroso papeleo para tratar de conseguir alguna ayuda, pero que de momento no recuperaron un solo euro. Marcos, de cuando en vez, trata de desmontar alguno de los tractores para a ver si aprovecha alguna pieza. Dice que le da coraje cada vez que se enfrenta a la chatarra negra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sin maquinaria y sin recuperar un solo euro