Interceptado en Poio con un detector de radares de última generación camuflado en su coche de alta gama

Alfredo López Penide
L. Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

POIO

GUARDIA CIVIL

El vehículo quedó inmovilizado hasta su traslado a un taller oficial para desinstalar el dispositivo cuya compleja instalación lo convertían en prácticamente imperceptible

14 may 2024 . Actualizado a las 21:54 h.

Hace unos días y en el marco  de la campaña de la DGT de vigilancia de colectivos vulnerables, una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Vilaboa, en Pontevedra, interceptó a un vehículo de alta gama equipado con un dispositivo de detección de radar de última generación. Desde la Comandancia reseñaron que su compleja instalación lo convertían en prácticamente imperceptible y que fue localizado gracias a la minuciosa inspección de los agentes.

La actuación de los agentes se produjo el pasado 6 de mayo cuando el turismo circulaba por la PO-531 a la altura del Concello de Poio. Como consecuencia del hallazgo el vehículo quedó inmovilizado hasta su traslado a un taller oficial con el fin de desinstalar el dispositivo.

En cuanto al conductor, un vecino de Vilaboa de 30 años, fue denunciado administrativamente por una infracción grave a la Ley de Seguridad Vial, así como se llevó a cabo una detracción de tres puntos del permiso de conducción.

En este sentido, desde la Guardia Civil precisaron que el coche fue detectado en un dispositivo de control de velocidad, toda vez que este es uno de los factores de riesgo clave en la siniestralidad vial. A este respecto, desde el Subsector de Tráfico de Pontevedra recordaron que «está totalmente prohibido, tanto el uso como llevar instalados dispositivos de detección o inhibidores de radar».