Detenido en Poio un boxeador de origen marroquí por enfrentarse a policías locales y destrozar un coche patrulla

Alfredo López Penide
López Penide POIO / LA VOZ

POIO

POLICÍA LOCAL DE POIO

Durante el tiempo que estuvo esposado no paró de proferir que «soy boxeador profesional y os voy a matar»

05 jul 2023 . Actualizado a las 20:49 h.

A última hora de la tarde de este lunes, un viejo conocido de la policía, un boxeador de origen marroquí con domicilio en Vigo, fue arrestado en Poio por supuestos delitos contra el orden público, atentado, desobediencia y resistencia grave y daños en un coche patrulla

Desde la Policía local precisaron que la detención de este hombre de 31 años y con numerosos antecedentes a sus espaldas se produjo en la avenida de Andurique pasadas las 19 horas. Minutos antes se había recibido en Jefatura una llamada telefónica informando de que un varón estaba montando un altercado en el interior de un bar, donde, además, había estado ingiriendo bebidas alcohólicas, que no quería abonar

POLICÍA LOCAL DE POIO

«Estado de alteración grave»

Hasta el entorno de este local se desplazó una primera patrulla, cuyos integrantes pudieron comprobar cómo el sospechoso se encontraba «en un estado de alteración grave», por lo que, supuestamente, comenzó a proferir insultos hacia los funcionarios públicos.

Estas mismas fuentes añadieron que, en un primer momento, se negó a identificar para, acto seguido, desobedecer «a los agentes de la autoridad, empezando a increparles hasta el momento que agrede a uno de ellos».

POLICÍA LOCAL DE POIO

A la vista del cariz que tomaba esta situación, se movilizó una segunda dotación, mientras que los agentes municipales ya en el lugar del incidente trataban de que su interlocutor se tranquilizase y depusiese su actitud. Pese a ello, el arrestado volvió a dar muestras de su agresividad «acometiendo de nuevo contra los agentes y rompiendo las gafas a uno de ellos».

El arresto

Ante esta situación, procedieron a su arresto «utilizando la mínima fuerza imprescindible», una intervención en la que contaron con la colaboración de un agente fuera de servicio de la Policía Local de Sanxenxo. En este sentido, desde la Jefatura municipal precisaron que tuvieron que «reducir al individuo, quien opone una fuerte resistencia, lanzando patadas y cabezazos hacia los actuantes, siendo informado en este momento de los derechos como detenido».

Su arresto no determinó que el incidente finalizase. Y es que el sospechoso, una vez introducido en el coche policial, empezó a golpear con cabezazos y patadas las ventanillas del vehículo con gran fuerza. Esto provocó la rotura de las dos ventanillas traseras, por lo que los policías tuvieron que inmovilizarle nuevamente para impedir, en la medida de lo posible, que se hiciera haga daño o provocase nuevos daños en el automóvil.

Calmantes intravenosos

En este marco, se tuvo que requerir la presencia de una ambulancia, cuyo personal tuvo que asistir al sospechoso administrándole dos calmantes intravenosos

POLICÍA LOCAL DE POIO

Durante el tiempo en el que permaneció engrilletado, el detenido «repetía constantemente amenazas e insultos a los agentes, tales como 'soy boxeador profesional y os voy a matar'».

La Policía Local hizo constar que los hechos, si bien comenzaron en el interior del bar, posteriormente continuaron en la vía pública, «donde se concentran cantidad de personas creando una grave alteración del orden y que se encontraba con un alto grado de intoxicación alcohólica e influenciado por otras sustancias».

Añadieron, asimismo, que uno de los agentes tuvo que ser examinado para evaluar posibles lesiones, mientras que las diligencias fueron remitidas al juzgado de guardia de Pontevedra para que en las próximas horas el detenido pasase a disposición judicial.